lunes, 21 de octubre de 2013

Explicaciones de ideas e ideales de nuestra Orden universal

Por: José Stevenson Collante, 33º
Ex Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia y de la Gran Logia Nacional de Colombia

Palabras del Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, 33º el día 19 de octubre de 2013, en que la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia y la Sociedad Hermanos de la Caridad le rindieron un merecido homenaje por sus cualidades intelectuales, morales y aportes a la Institución Masónica.

Querido Hermano Mario Morales Charris, Presidente de la Sociedad Hermanos de la Caridad; Querido Hermano Jaime Castilla Camacho, Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia; Querido Hermano Emilio Moscote Pérez, Gerente de la Sociedad Hermanos de la Caridad; Querido Hermano Álvaro Ashton Giraldo, Senador de la República de Colombia, Ex Grandes Maestros de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, Venerables Maestros de las Logias de la Obediencia; apreciadas cuñadas y familiares aquí presentes; Queridos Hermanos todos; señoras y señores invitados.


Ante una audiencia selecta de diferentes opiniones religiosas, políticas o sociales se requieren algunas explicaciones de ideas e ideales de nuestra Orden universal. Son muy importantes a ellos, esto es lo que los Masones denominan una Orden Fraternal.

El amor fraternal se refiere a la práctica activa de la caridad y el compromiso hacia otras formas de filantropía y verdad.

El requisito esencial que todos los Masones deben compartir es la creencia en un ser supremo, por lo que el ingreso está abierto hacia las personas de cualquier raza y religión que cumplan con este requisito y posean buen carácter y reputación. Ser Masón implica la creencia en que hay una inteligencia divina que gobierna la construcción del universo. La Masonería no tiene doctrinas ni dogmas como tal, ni filiación política o religiosa; es más, es un sistema de moralidad fuertemente envuelto por alegorías e ilustrado con símbolos, que implica un modo de vida encaminado a la mejora personal mediante el servicio para con los demás.

El Crecimiento del Rito Masónico


Gran parte del ritual que rodea a la Masonería ha crecido durante los siglos. Muchos de los rituales pueden parecer a los no iniciados que tienen su origen en tradiciones oscuras. Es evidente, por ejemplo que la Masonería se asienta firmemente en nociones recogidas de las costumbres y prácticas de los canteros de la época medieval. Es de la cantería, indudablemente, de donde derivan la escuadra y el compás, dos de los símbolos Masónicos más conocidos. Junto con la Biblia, estos forman las tres grandes luces de la Masonería en los países cristianos. En otras partes, la correspondiente ley sagrada sustituye a la biblia.

Posiblemente, de los distintos significados de la escuadra – con sus brazos fijos a 90° - el más importante representa la materia. El compás con sus brazos móviles ajustables, representa el conocimiento o espíritu. Ambos se suelen representar en combinación, sugiriendo que la materia y el conocimiento son realidades interdependientes.

La Masonería y la iglesia

Basílica de San Pedro
Los ideales Masónicos de sinceridad, tolerancia y la nobleza del alma humana están totalmente de acuerdo con los principios del cristianismo y demás religiones del mundo. Sin embargo, esto no ha detenido los ataques de las organizaciones religiosas a la Masonería, especialmente la iglesia católica que condenó a ésta por irreligiosa.

De la Mitología a la práctica

La Masonería gira alrededor de la creación de una mitología central que lo integra todo, y que resalta fuertemente la construcción del templo del rey Salomón en Jerusalén como tema central.

Templo de Salomón

Algunos Masones van incluso más allá de este punto de vista, y sugieren que la Masonería tiene fuertes vínculos simbólicos con otras ordenes iniciáticas similares a lo largo de la historia humana, y se contemplan a sí mismos como una forma moderna de los misterios antiguos.

En la práctica, la Masonería funciona en un cierto número de niveles, un hecho reconocido por los diversos grados que los miembros de una logia deben pasar según progresan en el conocimiento Masónico. La verdad primordial es que, cuando alguien se convierte en un masón, se compromete a explorar un diseño singular de vida. Bajo la guía que provee la Masonería, se puede alcanzar el umbral que marca el inicio del gran viaje hacia el descubrimiento personal de uno mismo. Siguiendo este camino hasta la conclusión lógica, se alcanza el conocimiento revelador de la naturaleza interna y se comprende el modo de vincularse armoniosamente con la restante vida del planeta.

Orígenes y Alegorías
Masonería Operativa

Algunos Masones afirmaron que las raíces de la sociedad, en común con otras tradiciones místicas, se encuentran en el antiguo Egipto y en el Israel bíblico. Pero la mayoría de los eruditos Masónicos aceptan, hoy en día, que no hay evidencias al respecto y cree que los Masones, en su forma original, evolucionaron de los gremios medievales de canteros, o que surgió como resultado de la dispersión del conocimiento que siguió a la supresión de la orden militar y religiosa de los caballeros templarios. Cualquiera que sea la verdad los ritos de la Masonería provienen nítidamente de varias fuentes, algunas más misteriosas que otras.

Parece improbable que alguna vez se descubran los verdaderos orígenes de la Masonería. La mayoría de los Masones creen que la moderna historia del movimiento comenzó con los canteros, los constructores de las grandes catedrales de Europa.

Los albañiles miembros eran artesanos que se reunían para practicar lo que los Masones llaman hoy “el arte real” de la albañilería.

Transmisión de conocimiento

Iniciación

Los gremios de albañiles tenían otras dos funciones importantes. Tenían en común con organizaciones similares de la época responsabilidades específicas adicionales como la iniciación de aprendices adecuados y la preservación de los secretos de su oficio. Como el mundo medieval estaba sumido en la religión, la instrucción espiritual y ética hacía parte de la formación de los Aprendices, y dio lugar a las lecciones incorporadas en los grados Masónicos.

Las diversas claves y empuñaduras secretas que forman parte del ritual Masónico se originaron probablemente en la insistencia de la Masonería por el secreto. En su inicio estas claves y medios secretos de reconocimiento servían seguramente para conseguir trabajo u otras formas de ayuda cuando estaban en movimiento, pasando de una Logia a otra.

Las herramientas de la cantería, como la plomada, la escuadra, el compás, el nivel, el cincel, la maza, la paleta y la regla también tienen un papel importante. En la Masonería adquirieron significados importantes, personificando varias virtudes éticas y morales.

La importancia de la alegoría

Rey Salomón

Las alegorías extraídas de la construcción juegan un papel importantísimo en los rituales de la Masonería. Como iniciados, los Masones progresan a través de varias ceremonias: por ejemplo, aprenden que en la construcción del templo del rey Salomón en Jerusalén, los albañiles se dividían en dos clases: Aprendices y Compañeros, y estaban presididos por tres Grandes Maestros, uno de ellos el mismo rey Salomón. Los otros dos fueron Hiram, rey de tiro, e Hiram Abif, el arquitecto del templo. Los Grandes Maestros eran los guardianes de los últimos secretos de aquello que los Masones denominan la Gran Obra. La implicación es que la Masonería fue establecida en tiempos del rey Salomón y se ha mantenido sin cambios desde entonces. La realidad es que los rituales relacionados con la Masonería no están basados en hechos históricos en absoluto, sino que constituyen una alegoría dramática a través de la cual se transmiten principios importantes de la Masonería de una generación a otra.

Juramentos Masónicos


Para una persona ajena, los aparentemente truculentos juramentos que los masones han de pronunciar para proteger sus secretos parecen desagradables e irreligiosos, pero no es el caso. Las obligaciones contenidas en tales juramentos, sobre todo los pronunciados durante las ceremonias de admisión de los tres grados, siempre han sido de carácter estrictamente alegórico. En realidad, las únicas penas que pueden imponerse a un Masón por parte de sus compañeros son las de reprimenda, suspensión o expulsión.

Muchas gracias...