lunes, 26 de abril de 2010

XX ANIVERSARIO DE LA MUY RESPETABLE GRAN LOGIA DEL NORTE DE COLOMBIA

-
Discurso pronunciado por el Gran Orador Protempore, Mario Morales Charris,
el 25 de abril de 2010 (e:. v:.) en Tenida Extraordinaria y Solemne de Gran Oriente.


Muy Respetable Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, Querido Hermano, José Morales Manchego; Ex Grandes Maestros de la jurisdicción, Queridos Hermanos Luís Carrasquilla Cruzado, Federico Nobmann Muñoz, José Stevenson Collante, Rafael Royett García y Alberto Donado Comas, Delegado del Supremo Consejo del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para Colombia en el Atlántico; Diputado Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, Querido Hermano Álvaro Cañavera Zapata; Venerable Maestro de la Respetable y Benemérita Logia Barranquilla Nº 1-8-1, Hermano Miguel Marchena Racedo; Venerable Maestro de la Respetable Logia Nueva Alianza Nº 2, Querido Hermano Carlos Narváez Buendía; Venerable Maestro de la Respetable Logia Amistad Nº 4, Querido Hermano Ramiro Stevenson Samper; Venerable Maestro de la Respetable y Benemérita Logia Estrella del Sinú Nº 57-2-8, Querido Hermano Luís Guillermo Díaz Sáenz; Queridos Hermanos que decoráis el Oriente; Queridos Hermanos todos.

Hoy, al cumplir cuatro lustros de existencia, la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, es mucho lo que podemos mostrar en el desarrollo de los objetivos, principios y fines de la Francmasonería en este Gran Oriente; es por ello que nos llena de alborozo al encontrarse de pláceme porque quienes han tenido el reto de tan delicada y ardua tarea de estar al frente dirigiendo los trabajos de esta augusta Institución, lo han hecho con pulcritud, consagración y abnegación. Pues, relevamos esta efemérides porque somos conscientes del papel que ha representado esta Gran Logia en el desenvolvimiento y dinamismo del invariable acatamiento a nuestros caros principios, como el desvelo y fervor que en todo momento han puesto la totalidad de sus miembros para mantener en alto la dignidad de la Orden, constituyen el más elevado ejemplo de lo que debe representar para nuestra Institución, para el país y para la comunidad colombiana, la acción permanente de sus integrantes.


El acontecimiento que nos reúne hoy es propicio, como lo señalamos en nuestro artículo de la revista Plancha Masónica Nº 2, para hacer algunas consideraciones de orden histórico que tienen relación con la creación de las Grandes Logias en el País.

Hasta el año de 1915, todas las Logias de la Nación estaban subordinadas al Supremo Consejo Neogranadino; hoy, Consejo del Grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para Colombia, así como las Cámaras Filosóficas. En aquel año, precisamente el día 29 de agosto, se aprobó el Acto Legislativo Nº 3 del Supremo Consejo reformatorio de la Constitución particular y de los Estatutos Generales del Gran Oriente, el cual delega su autoridad directa sobre las Logias Simbólicas en favor de las Grandes Logias. Para el caso del Oriente de Barranquilla, la Respetable Logia El Siglo XIX Nº 24, creó la Gran Logia Provincial del Atlántico, para poder llenar los requisitos estatutarios de Gran Logia, sus miembros se dividieron para formar más Logias y fueron estas: La Triple Alianza Nº 2 y la Estrella del Caribe Nº 3, que con la Respetable Logia Libertad Nº 54 de Calamar, hicieron el núcleo de esta primera Gran Logia. Fue así cómo el Querido Hermano Francisco Baena con su entusiasmo Masónico logró el reconocimiento internacional del nuevo ente afiliándolo a la Gran Asociación Internacional Masónica Neuchatel. Tiempo después, en 1921 el Supremo Consejo Neogranadino de Cartagena, en vínculo estrecho con los Francmasones de Barranquilla, firmó un tratado de reconocimiento, conjuntamente con la Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Cartagena.

Es interesante anotar que a partir del 20 de febrero de 1939, el Supremo Consejo Neogranadino ya establecido en Bogotá cambió su nombre por el de «Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia». Y a partir de 1981, específicamente el Gran Oriente de Bogotá, donde se venía gestando un movimiento, resuelve revelarse contra las máximas autoridades del Rito Escocés Antiguo y Aceptado legítimamente establecidas. Como resultado de esta sublevación, el 4 de abril de 1984, el Gran Maestro de la Gran Logia de Colombia, Félix Villate Cerón por Decreto Nº 2, desconoce la autoridad del Supremo Consejo y posteriormente la Gran Logia de Colombia, el 30 de octubre del año siguiente respalda al Gran Maestro, rompen relaciones con el Supremo Consejo y desconocen su autoridad.


La Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Barranquilla, en donde estaban las fuerzas equilibradas, fue escenario de irregularidades contra Hermanos escocistas de grandes valores morales y virtudes Masónicas ejemplares. El 18 de diciembre de 1988 se prohibió a los Masones de la jurisdicción integrar el Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia y sus Cámaras subordinadas. Setenta Masones escocistas fueron expulsados por ser fieles al Rito Escocés Antiguo y Aceptado y no renunciar a sus grados legales y dignamente concedidos de acuerdo a las Grandes Constituciones de 1876. La reacción de los Hermanos afectados, pertenecientes a diferentes Logias de este Oriente, fue suscribir un memorial con un alto contenido de la filosofía Masónica donde se hacía un llamado a la unidad, regularidad y reconocimiento del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Estos Hermanos firmantes del documento también fueron expulsados lo mismo que los escocistas que no lo hicieron. Igualmente la Respetable Logia Estrella del Caribe fue disuelta en varias ocasiones, pero los Hermanos pertenecientes a esta Respetable Logia siguieron fieles a sus principios y continuaron trabajando fuera del Templo.

La Gran Logia Oriental de Cúcuta no fue ajena al movimiento que se daba, en agosto de 1984, expide el Decreto Nº 002 donde rompe relaciones con el Supremo Consejo; días después, el mencionado Decreto es derogado y le reconoce su máxima autoridad regular del Rito Escocés Antiguo y Aceptado por su Gran Maestro Enrique Yañez Zafra.


A finales de la década de los ochenta la situación en el Oriente de Barranquilla, como lo hemos narrado brevemente, se torna difícil, la única salida es seguir trabajando. Para ello, nuestros Hermanos se reunían en la oficina privada del Querido Hermano Orlando De La Hoz Rodríguez (O:. E:.), la cual era considerada como una «especie de Sierra Maestra» como lo señala el Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, en el libro «Fundamentos del Simbolismo Masónico», publicado por esta Gran Logia, en la Gran Maestría del Ilustre y Poderoso Hermano Federico Nobmann Muñoz. También se reunían en el salón del Sindicato de Trabajadores de la Flota Mercante Gran Colombiana y en el salón de la Administración del Cementerio Universal. Con el fin de darle una acertada solución al problema, donde no cabía ninguna posibilidad de error, es cómo el Querido Hermano Jesús Vizcaino Orozco, hombre prospectivo y de gran seguridad en lo que piensa, visionando el futuro, es el primero en atreverse a proponer la constitución de un «capítulo aparte». Con el aval de los demás Hermanos surge de esta manera el nuevo ente Masónico llamado «Gran Logia del Norte de Colombia» (nombre que le dio el Querido Hermano Federico A. Sosa, hoy en el O:. E:.). El día 10 de abril de 1990 se reúnen las tres logias: Nueva Alianza Nº 2, Nueva Estrella del Caribe Nº 3 y Amistad Nº 4 con el fin de constituirse en una Gran Logia en instancia y por intermedio de sus Venerables Maestros, Largión Barros De La Hoz (O:. E:.), quien era «el cerebro jurídico» de toda esta gesta, Rafael Royet García y Luis F. Correa Mena, respectivamente, solicitan Cartas Patentes Constitutivas al Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia, las cuales le fueron concedidas un día como hoy, el 25 de abril del mismo año. Luego de haberse constituido la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, se nos afilia la Respetable Logia La Renovación Nº 12 de Bucaramanga.

La Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, desde entonces ha venido trabajando con la Respetable y Benemérita Logia Barranquilla Nº 1-8-1, Respetable Logia Nueva Alianza Nº 2, Respetable Logia Nueva estrella del Caribe Nº 3 –que entró en sueños– Respetable Logia Amistad Nº 4 y a partir del 20 de septiembre de 1998, fecha en que se le otorgó Carta Constitutiva, pertenece a nuestra jurisdicción la Respetable Logia Simbólica Armonía Nº 96-6-6 –también en sueños– quien realizaba sus trabajos en Cartagena. Después la Respetable y Benemérita Logia Estrella del Sinú Nº 57-2-8 con sede en la ciudad de Montería, fundada el 16 de Febrero de 1936, con Carta Patente otorgada por la Serenísima Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Cartagena el día 15 de diciembre de 1936, primer Taller Masónico en haber obtenido en Colombia su personería jurídica, reconocida según la Resolución No. 96 del 9 de Mayo de 1938, firmada por el presidente de la Republica de Colombia de entonces, Dr. Alfonso López Pumarejo y por su ministro de gobierno Dr. Alberto Lleras Camargo, se afilia a nuestra Gran Logia desde el 18 de julio de 2002.


Las cinco Logias que conforman este Gran Oriente, se caracterizan por la solvencia moral e intelectual de sus miembros, la fraternidad reinante entre nuestros Queridos Hermanos y cuñadas que pertenecen al Comité Cultural de esta Respetable Gran Logia.

Es valioso anotar que la selección de candidatos en nuestras Logias es muy rigurosa, muchos son los que tocan las puertas solicitando entrada y pocos los escogidos, debido a que nos interesa más la calidad que la cantidad. Recordemos, que es preferible y menos peligroso para la Institución en la admisión de candidatos, el rechazo de diez considerados como buenos que la admisión de uno malo. Es por ello, que hoy por hoy vemos los resultados de nuestros Ex Grandes Maestros y Ex Diputados Grandes Maestros, que a pesar de su corto tiempo para hacer gestión, todos hicieron sus aportes en una u otra forma para desarrollar la Gran Logia del Norte de Colombia. Además de la etapa organizativa, la obtención de «La Carta Patente Constitutiva»; la Constitución y Estatutos originales; la construcción del Templo, la dotación de equipos, muebles y enseres; acondicionamiento del área social; obtención de Personería Jurídica; elaboración de ornamentos y joyas. Hoy, con ese gran apoyo de los Hermanos de la Caridad, contamos con la BIBLIOTECA PÚBLICA MASÓNICA JULIO HOENISBERG la cual le viene prestando un eficiente servicio a la comunidad. También se vienen publicando artículos de nuestros Hermanos en la revista «El Misionero» de los Hermanos de la Caridad. De la misma manera contamos con las publicaciones de: «Fundamentos del Simbolismo Masónico» de la Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, «Obra Poética» del Querido Hermano Largión Barros De La Hoz (O:. E:.), «libro de Poesías» de nuestra cuñada y Ex Presidenta del Costurero de la Caridad, Doña Miriam de Tuesca, «Historia de la Sociedad Hermanos de la Caridad» del Ilustre y Poderoso Hermano Leonello Marthe Zapata, «Perfiles Masónicos» del Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, «Reflexiones Masónicas sobre un Artículo Farisaico» de quien os se dirige a vosotros, la revista «Plancha Masónica» de la Respetable Gran Logia del Norte de Colombia y otras obras de carácter histórico y académico. 


Hoy, al cumplir veinte años, podemos afirmar que se ha avanzado muy significativamente en las relaciones nacional e internacional con otras potencias Masónicas. En lo nacional, fue sede, el 23 de marzo de 2002, donde nació la Asociación Masónica de Grandes Logias de Colombia, confederación Masónica más progresista y de mayor nivel ideológico que se haya concebido en nuestro país. En lo internacional nuestra Institución ha hecho presencia en las asambleas y coloquios del Centro de Enlace de las Potencias Masónicas Firmantes del Llamado Estrasburgo (CLIPSAS) desde que fue admitida como miembro el 16 de abril del año 2000 en la ciudad de Atenas, Grecia, luego de un exigente proceso de admisión. En el 2001 participó en Estambul, Turquía; en el 2002 en Curitiba, Brasil; en el 2003 en la Isla de Guadalupe, Francia; en el 2004 en Santiago, Chile; en el 2006 en Montreal, Canadá; en el 2007 en Oporto, Portugal y en el 2008 nuestra Gran Logia del Norte de Colombia fue sede de CLIPSAS. Debemos anotar que el CLIPSAS es una de las más activas e importantes asociaciones Masónicas a nivel mundial, ya antes habíamos sido invitados a otros eventos internacionales en la cual algunos Hermanos han asistido a Canadá, Estados Unidos, Ecuador, etc., como también hemos sido visitados por estos países al igual que España. Además en el 2004 cuando se creó, en Santiago de Chile, la Conferencia Masónica Americana (COMAM) la Gran Logia del Norte de Colombia participó como miembro fundador; luego, en febrero de 2005 y mayo de 2008 fue sede de este importante organismo americano, pero ya antes, en febrero de 2006 había asistido en Curitiba, Brasil.


Del mismo modo este Oriente a través de los Hermanos de la Caridad viene realizando una labor filantrópica en el área de la salud a niños que lo necesitan, como también a jóvenes en la educación. Paralelamente nuestras cuñadas del Comité Cultural, vienen ejerciendo igualmente labores filantrópicas con los niños necesitados. Todo esto demuestra que estamos cumpliendo con los objetivos y principios de nuestra Institución a pesar de la delicada situación política, económica y social en que se encuentra sumido nuestro País.

Queridos Hermanos pensamos que es el momento propicio de hacer un llamado a la reflexión para que la Francmasonería retome el pronunciamiento emitido en 1985 por el Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado sobre la grave situación que vivimos los colombianos y que hoy después de 25 años, nos atrevemos a señalar, todavía se encuentra vigente casi en su totalidad.


Hermanos presento mis excusas por extenderme en mi discurso, pero es sumamente preocupante la corrupción rampante o chabacana que se viene presentando descaradamente desde hace muchos años en las tres ramas del Poder Público: legislativa, ejecutiva y judicial, lo cual nos hace reflexionar en un día como el de hoy.

Casos como el de la Cámara de Representantes, Foncolpuertos, Dragacol, Caja de Vivienda Militar, Banco del Estado, Instituto Colombiano de Seguros Sociales, Dian, Superintendencia de Salud, Ministerio de Agricultura con el caso de Agro Ingreso Seguro (A. I. S.) para no mencionar otros, indican que el camino para contener la malversación de los recursos públicos está aún por recorrer. Por ejemplo, el Departamento Nacional de Planeación calcula que cada año se pierde un billón de pesos por los malos procederes de los funcionarios, la Contraloría señala que los corruptos se llevan de cada vigencia $1,5 billones y la Oficina Anticorrupción de la Presidencia de la República cree que la suma está por el orden de los $2 billones.


Las cifras que maneja el Fondo Monetario Internacional sobre la evasión de impuestos en Colombia, ascienden a US$500 millones, esto es $1 billón. El Instituto de Seguros Sociales a su turno, cree que las empresas se quedan anualmente con $500 mil millones que deben entregarle al organismo.

A todo lo anterior hay que agregarle las contingencias que la Nación debe aprovisionar frente a las demandas contra el Estado, que suman normalmente $1,2 billones por irregularidades de sus funcionarios más $2,6 billones equivalentes a la fluctuación entre el 10 y el 20% que se paga por comisiones a empleados que entregan información privilegiada o manipulan contrataciones oficiales.


Así las cosas, se le quita al fisco colombiano unos $5,3 billones, que viene a representar casi el 5% del Producto Interno Bruto (P. I. B.). En otras palabras, lo que la economía del País dejó de crecer en 1999 y que el Sr. Presidente de la República pretende recuperar con el incremento de impuestos a los colombianos como el famoso dos por mil. Esto nos demuestra la debilidad, desde el punto de vista administrativo, que tienen los organismos de control del Estado Colombiano como lo son, la Contraloría, Procuraduría y la Fiscalía, los cuales habría que fortalecer para hacerlos más eficientes y eficaces en sus funciones.

Queridos Hermanos ¿Qué podemos pensar de un país como el nuestro que se desangra en una guerra permanente? Un país que no ha tenido paz desde que llegaron los españoles matando a nuestros aborígenes, robándoles sus propiedades y sometiéndolos a una nueva cultura. 


Hoy, después de quinientos años todavía estamos en guerra, no hemos sido capaces de construir un verdadero Estado de Derecho, sobre todo cuando existe una clara y fehaciente violación de los derechos humanos. Una guerrilla prepotente y fortalecida con el aval de este gobierno, donde más de ocho mil niños han sido «reclutados» a la fuerza tanto por la guerrilla como por los grupos de autodefensas, durante los últimos 15 años. Y hoy dos millones de niños trabajan en las plantaciones de coca. En nuestro País existen unas 135 mil hectáreas dedicadas al cultivo de productos ilícitos: 122.500 de cocaína y 5.000 de marihuana. En un lapso de 10 años el área de producción se multiplicó. De tal forma, que en la actualidad supera al cacao, hortalizas, banano y se aproxima a la caña de azúcar. No sólo aumentó de manera explosiva el número de hectáreas; también los métodos de cultivo. El valor anual de las cosechas ilícitas puede ascender a US$915 millones. Es decir, que llega ya al 83% del valor de la cosecha de café. Se calcula que unos 50.000 colombianos derivan su sustento directo de los cultivos de cocaína, amapola y marihuana. Viven del vicio. Colombia mantiene el 6,7% del área cultivada de coca en el mundo. Los ingresos que mueve este negocio son astronómicos. Un gramo de cocaína en Nueva York cuesta US$100. En Bogotá se cotiza por sólo US$5,2 y en Moscú puede llegar a US$300. Esto explica las ventas por más de US$46 billones. Es decir, el 56% del P. I. B. de nuestro País. Preguntamos, ¿cuál es el futuro de Colombia si sus niños son obligados a trabajar en los cultivos de productos ilícitos, a participar en la guerra y no se educan? La respuesta sería la continuación del subdesarrollo. Pues está demostrado científicamente por el Plan de Desarrollo de las Naciones Unidas (P. N. U. D.) que «una sociedad no se desarrolla si no tiene acceso a la educación, a la salud, al trabajo y a la vivienda». Y en estos días el profesor Luis F. Palencia Caratt nos ha enseñado que «sin educación no hay democracia».


Por otra parte Queridos Hermanos, este gobierno se ha declarado impotente frente a las voladuras de torres de energía, dice que «resulta imposible vigilar los 10 mil Km. de líneas y cerca de 20 mil torres». En los últimos meses unas 150 torres fueron voladas por la guerrilla. El reciente apagón que afectó al oriente de Antioquia, Cundinamarca, Tolima, Arauca, Casanare, Santander, Norte de Santander, Meta y Bogotá, ocasionó pérdidas estimadas en $20 mil millones. La sustitución de energía cuesta $1.500 millones diarios.

¿Qué decir de la población desplazada? El campesino colombiano se ha venido para la ciudad, ha abandonado el campo por la violencia que venimos señalando. El gobierno no sabe con certeza cuántos desplazados hay en el País, porque todavía no funciona un «sistema técnico de información», cuyo costo de instalación asciende a $6.00 millones.


Queridos Hermanos, estas breves estadísticas las he traído para que reflexionemos un poco sobre la problemática nacional y quiero terminar con unos párrafos textuales del discurso que pronunció el Ilustre y Poderoso Hermano Oscar Sierra Sabalza, Ex-Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia, durante uno de los actos Masónicos celebrados el 23 de febrero de 1972, con motivo del Cincuentenario de la fundación de la Muy Respetable Gran Logia Occidental de Colombia, con sede en Cali: Estamos convencidos, que solo con un trabajo conjunto podremos afrontar con decidido empeño la gran tarea por Colombia. No es posible que prosigamos en bizantinas discusiones agotando nuestros recursos intelectuales distraídamente cuando estamos convencidos de que la gran crisis del país, no tendrá solución si los mejores hijos de Colombia no brindan su concurso y esos hijos somos nosotros, los que pulimos la piedra bruta, los que nos aplicamos a disciplinas esotéricas y exotéricas, que nos permitan alcanzar en los grados filosóficos el más alto nivel de perfección que nos otorgue la calidad indispensable para dedicarnos a meditar cómo podemos contribuir con nuestra activa participación a superar la crisis educacional existente en la cual vemos tanto al Estado como a los particulares invirtiendo ingentes sumas de dinero en Sistema que se ha demostrado suficientemente que no corresponde a las necesidades de nuestro pueblo. Las instituciones educativas del Estado son insuficientes en recursos económicos y en orientaciones y las particulares se convierten en un jugoso negocio, en una estafa en la gran mayoría de los casos.


Tenemos que meditar cómo desviar el curso de la justicia en Colombia, pues ella ciega, coja y desorientada, nunca llegaría a llenar los postulados de la equidad con jueces incompetentes y venales, magistrados inescrupulosos y múltiples facultades de Derecho, vagas, vacías, atiborradas de estudiantes con la única ambición de poder lograr un título universitario fácil.

Tenemos que meditar sobre las condiciones tan desfavorables como transcurre la vida y el trabajo de los campesinos colombianos: sin tierra, sin ayuda técnica, sin protección, acosados por los acaparadores, por un lado, y presionados en algunos casos por los grupos subversivos, se debaten indefensos contra el analfabetismo, contra las enfermedades, contra la inclemencia de la naturaleza.


Tenemos que meditar HH:. sobre la angustia del trabajador colombiano agobiado por una carga de necesidades que no puede satisfacer porque el índice de desempleo no le brinda las oportunidades para satisfacerlas adecuadamente.

Tenemos que meditar sobre la corrupción administrativa, la cual alcanza niveles que constituyen alarmante situación que produce gran desconcierto en la comunidad colombiana. El afán desesperado por un enriquecimiento acelerado les lleva a usar todos los medios que le permitan sus objetivos.

Muy Respetable Gran Maestro, Queridos Hermanos todos, ha sido mi palabra.