sábado, 18 de agosto de 2007

Justicia, Equidad, Ética y Sabiduría del Masón


Por: Mario Morales Charris 33º
Ven:. Maest:. Resp:. Log:. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp:. Gr:. Log:. del Norte de Colombia

Pres:. Gran Consejo de Cab:. Kadosch «Lealtad Nº 3», Cám:. 30°


En nuestra carrera Masónicas y en la vida toda, el Masón, no solo está llamado a consumar actos morales, de grandeza y de poder; sino que debe contribuir de manera consciente al desarrollo, engrandecimiento y perfección de las obras sociales y morales, ya que debe saber servir a la sociedad; ser útiles a la Patria y sacrificarse en bien de la humanidad, es decir, debe conocer los deberes para con nuestros semejantes y para consigo mismo. Sólo en esa forma estaremos contribuyendo y cumpliendo con las leyes inmutables de la estabilidad universal.

La historia nos enseña que de la Masonería han salido, en todos los tiempos, hombres de gran visión, acrisolado altruismo e inagotable energía, que han dado a la humanidad sus más grandes impulsos de progreso. Para descubrir estos nuevos caminos, necesitaron nutrirse de la duda filosófica, no de la certeza dogmática; precisaron examinar lo que no es típico, en vez de conformarse con lo usual y corriente. Tuvieron que desechar los cartabones, los textos consagrados y los manuales establecidos, decidiéndose a recorrer sendas supuestamente prohibidas para el pensamiento y descubriendo las nuevas soluciones a los problemas irresueltos. Para esto, dispusieron de una maravillosa facultad: la imaginación creadora.

Quizá la Masonería ha sido, a través del tiempo la única Institución que se ha percatado de la importantísima función que tiene la evolución de la humanidad. Ha descubierto y aplicado un método sencillo y eficaz para desarrollarla. Por eso también ha sido y seguirá siendo el semillero de nuevas ideas, el portaestandarte de las vanguardias y la escuela en que se modelan los hombres marginales que viven y piensan entre el hoy y el mañana convirtiéndose en los conductores de la humanidad.

Pero no solamente a esto se limita la Masonería; no se conforma con ver que cada miembro se cultive y perfeccione a sí mismo, sino que trata de desarrollar en todos y cada uno de ellos el firme sentimiento de fraternidad y abnegación, encauzando cuidadosamente todos sus esfuerzos hacia los nobles fines de justicia social, equidad, libertad, auténtica democracia y progreso material y espiritual de toda la humanidad.

Para cumplir con esa difícil tarea nuestra Institución a través de los Grandes Inspectores Inquisidores Comendadores de los Soberanos Tribunales, deben aprender en primer lugar a vigilar, sobre todo, para que no exista el abuso y para que las leyes Masónicas sean ejecutadas correctamente. Por consiguiente, al administrar la justicia con equidad, aplicar la ética Masónica y la sabiduría que debe poseer todo buen Masón, estaríamos frente a un hermano con las cualidades propias de un verdadero juez. Puesto que la equidad natural y la doctrina constitucional, la crítica explicativa, o sea la hermenéutica servirán para fijar el pensamiento del juez y aclarar o armonizar disposiciones legales oscuras o incongruentes.

Es preciso anotar que los Tribunales de Grandes Inspectores Inquisidores Comendadores, se establecieron para enjuiciar y fallar sobre los delitos Masónicos de todos los HH.·. de altos grados. Cada Tribunal se componía de cinco HH.·. y por eso tomó el nombre de la Ord.·. de los Cinco Hermanos.

Es interesante recordaros a mis QQ.·. HH.·., que mientras el Papa Clemente V en Roma fundaba tribunales inquisitoriales, imitando al rey de Francia, Felipe El Hermoso, para juzgar a los Caballeros Templarios y Masones por supuestos crímenes, podemos señalar con mucho orgullo a HH.·. ilustres como Jacobo de Molay y sus bravos compañeros, y en época más reciente, Juan Caustó y otros HH.·. Masones sufrieron con perseverancia ejemplar los tormentos más horribles antes que revelar y hacer traición a la causa de la verdad, de la virtud y de la religión. Sin embargo, hubo HH.·. débiles, los cuales no poseían esa fortaleza y dignidad que adornaban a los Templarios. Que para salvarse de sufrimientos físicos, confesaron crímenes de los cuales ni ellos, ni la Orden eran responsables. En cambio otros HH.·. se hicieron voluntariamente perjuros y traidores a nuestra Institución con el objeto de satisfacer un fin mercenario y egoísta.

Luego de la muerte de los Templarios, fue esencial adoptar ciertas precauciones, y se establecieron tribunales en todos los lugares en que se creyeron necesarios para juzgar a los traidores y apostatas en bien de nuestra Colectividad. Por este motivo, el Gran Inspector Inquisidor Comendador, debe conocer las leyes Masónicas y los usos y procedimientos del Valle u Oriente para fallar con justicia y equidad, e inspirarse en las corrientes de tolerancia fraternal de la Hermandad. Pues, la justicia es la verdad en acción; la practicamos por el sentimiento innato del deber y el derecho, que sirve de base a toda buena legislación. Justiniano con los estoicos, por ejemplo, pensaban que la justicia era “una constante y perpetua voluntad de vivir honestamente, no dañar a otro y dar a cada uno lo que es suyo”. Pitágoras planteaba que la justicia consistía “en darle trato igual a todos los hombres, bueno o malo, según sus méritos”. Es decir, de acuerdo a sus acciones; lo que establece el principio de igualdad, pero claro está legaliza la pena del talión, que fue la célebre sentencia: “ojo por ojo, diente por diente” creada por el rey Hammurabi entre 1792 y 1750 a. d. n. e. en Babilonia, ciudad capital del imperio de la antigua Mesopotamia. En cambio Platón integraba a la idea de Justicia, “la de lo verdadero, lo bueno y lo bello, prototipo del orden moral del mundo”. Pues, es bien armónico, que enlaza y contiene todas las virtudes particulares prescritas por la moral, lo que viene ser en suma, lo que nosotros llamamos la verdad en acción. Montesquieu dice que la Justicia “es absoluta, es en la naturaleza la recta razón, y no depende de ninguna convención”.

La Justicia la podemos definir como «el arte de hacer lo justo», y de «dar a cada uno lo suyo», básicamente esto nos dice que la justicia es la virtud de cumplir y respetar el derecho, es el exigir sus derechos, es otorgar los derechos a una persona.

La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quien le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás.

Todas las virtudes están comprendidas en la justicia. Por eso la importancia de que haya justicia en nuestro medio, ya que de no ser así viviríamos en un mundo de caos y del cuál no nos podríamos salvar. De ahí que la Francmasonería considere la Justicia como la primera de las virtudes. El Masón, según sus bases fundamentales, para ser digno de este nombre, debe ser recto, equitativo y por consiguiente admirador de la Justicia. Evidentemente en derecho la palabra «Equidad» tiene un valor específico. Es la justicia natural el «ius gentium» en oposición al derecho positivo, a lo que está legislado. Es en cierto modo una justicia extralegal, de aplicación discrecional y que tiende a ser más benevolente que la ley. Para los romanos el «Jus aequum» (el derecho basado en la equidad) contemplaba la diferencia de las circunstancias y de las personas, de manera que resultasen tratadas «igualmente» por la ley (la multa que la ley imponga por una infracción, si es la misma para el rico que para el pobre, resulta «justa», pero «inicua», porque ha tratado a uno con suma benignidad y a otro con suma dureza). Como esta forma de ejercer la justicia minaba el «ius civile», es decir el conjunto de disposiciones del poder para ejercer la dominación, solamente se consideró legítimo recurrir a criterios de «Equidad» cuando había un vacío legal; de lo contrario, prevalecía el criterio del «dura lex, sed lex» (la ley es dura, pero es la ley) sin importar que fuese incluso «inicua», que lo es muchas veces aplicando esos criterios. En particular el sistema jurídico inglés «the equity» («la equidad») tiene un peso preponderante. Poseen los «common law» y los «statute laws», las leyes votadas por el parlamento, que constituyen la base del derecho moderno inglés. Pero en caso de conflicto entre los diversos sistemas, siempre debe prevalecer «the equity». En nuestros lares no son esos los parámetros. A pesar de tener los ingleses una justicia más adecuada a estos tiempos que el resto de naciones, sin embargo, al hombre no le es posible alcanzar la «justicia perfecta». Por esta razón, los Masones pedimos a los encargados de administrar justicia que procedan también con Equidad, porque la Equidad es el principio natural que dicta la conciencia ilustrada para juzgar los casos imprevistos, o modificados por circunstancias especiales, no contempladas en la Ley vigente. Pues no es coincidencia que Aristóteles considerara lo equitativo y lo justo como una misma cosa; pero para él, aún siendo ambos buenos, la diferencia existente entre ellos es que lo equitativo es mejor aún, o sea que Aristóteles sí establece diferencia entre estos dos conceptos. Luego, la Equidad constituye uno de los postulados básicos de los Principios Generales del Derecho y nos indica que está íntimamente ligada a la justicia, no pudiendo entenderse sin ella.

La justicia es universal, pero no siempre puede tener en cuenta los casos concretos en su aplicación, tomando como referencia la ley como medida de la justicia, la equidad estaría ahí, para corregir la omisión o el error producido o la aplicación rigorista de la misma. Con la equidad también está lo justo, y ambas, equidad y justicia, no son incompatibles sino que se complementan.

La Equidad junto con la Justicia, la Sabiduría y la Fuerza, es una de las bases que hacen a la Masonería indestructible, sobre todo sí obramos con libertad absoluta de conciencia en aplicar una verdadera ética Masónica.

La ética y la moral tienen en común el hecho de guardar un sentido eminentemente práctico; a pesar de esto, la ética es un concepto más amplio y rico que la moral. Luego, podemos entender por moral cualquier conjunto de reglas, valores, prohibiciones y tabúes procedentes desde fuera del hombre, es decir, que le son inculcados o impuestos por la política, las costumbres sociales, la religión o las ideologías. Mientras que, la ética siempre implica una reflexión teórica sobre cualquier moral, una revisión racional y crítica sobre la validez de la conducta humana. En tal caso, la ética, al ser una justificación racional de la moral, remite a que los ideales o valores procedan a partir de la propia deliberación del hombre. Mientras que la moral es un asentimiento de las reglas dadas, la ética es un análisis crítico de esas reglas. Por eso la ética es una “filosofía” de la moral, si entendemos la filosofía como un conjunto de conocimientos racionalmente establecidos.

La ética que practicamos los Masones es humanista, con una visión científica del acontecer natural y social a favor del progreso del ser humano. En consecuencia, tenemos el pleno convencimiento que la Francmasonería es una escuela que proyecta al ser humano hacia la perfección. Por consiguiente, la sabiduría nos lleva de la mano a la confianza inquebrantable del hombre donde nace la esperanza de alcanzar su libertad, y lo logra, cuando descubre la verdad, es decir, cuando se restituye al marco de la ley natural, que mantiene en equilibrio el Universo.

La Masonería reconoce que todos los hombres han nacido iguales y por tanto cree que no debe existir ninguna diferencia entre el que manda y el que obedece; entre el que produce y el que consume; entre el que paga y el que cobra; uno y otro formados por el mismo principio, compuestos de una misma materia, sujetos a las mismas afecciones físicas y a las mismas causas de destrucción; se parecen, según la expresión de un distinguido escritor, a los dos viajeros que parten del mismo punto, para llegar al mismo objetivo, aunque por distintos caminos.

La Masonería desde su origen, ha conservado este derecho supremo como uno de los más grandes de sus fundamentos, ya que al conservar su conciencia autónoma y libre de mandatos o dogmas reñidos con la moral, hace a cada uno de sus componentes responsable de sus actos, conciente de sus derechos y capacitado para gobernarse, y administrar justicia con equidad y sabiduría conforme a sus dictados de la razón, la ética y de la virtud en general.

Todos los Masones esparcidos sobre la faz de la tierra, constituimos una Gran Familia Universal, porque, siendo la unidad humana uno de sus principios y la tolerancia uno de sus deberes, caben dentro de la Masonería todos los hombres libres y de buenas costumbres, sin distinción de razas, principios religiosos, ideas políticas o sociales.

La Masonería nos exige el deber de ser hombres libres y virtuosos; pero esa libertad no es la del egoísmo y de la resistencia a las leyes del país en que vivimos, ni a las disposiciones que los gobernantes dan en virtud de esas leyes; al contrario, ella nos exige el mayor respeto a la ley y a los jueces y/o magistrados; pero también da como un deber sagrado el de instruirse e instruir a los hombres, sus hermanos hasta donde alcancen sus fuerzas, con el fin de que conozcan los derechos y deberes propios, y los derechos y deberes de los demás. Seamos instruidos, dignos y virtuosos y no solamente seremos libres nosotros, sino que emanciparemos a todos los hombres.

Debemos aspirar a entusiasmar a quienes nos rodean. Debemos lograr ser imitados por nuestros hijos en nuestras convicciones políticas, en nuestras posiciones ideológicas, en nuestras actitudes sociales, en el matiz de nuestras creencias religiosas, sin tener por fin que terminar por tratar de imponerlas, por no saber transferirlas a quienes nos rodean con nuestra actitud personal.

Los Francmasones estamos al lado de los humildes y de los desheredados, porque somos el obstáculo infranqueable a una esclavitud general; somos tan odiados por aquellos que no se contentan con gozar la vida más que haciéndola intolerable a los otros, y que no están satisfechos de levantar la cabeza más que cuando los otros la inclinan hacia abajo.

No queremos más batallas que las de las ideas; no admitimos otras superioridades que las de la inteligencia fundada y las de la bondad.
No admitimos otras disciplinas que aquellas que hemos consentido y que cristalizan en leyes regularmente votadas por el pueblo o por sus mandatarios elegidos libremente.

Proclamemos el derecho inalienable de la libertad absoluta de conciencia y del pensamiento; estudiemos las reivindicaciones de este derecho y promovamos la creación de gobiernos libres.

Los Masones enseñamos que la libertad no puede ser atacada por la ley y fomentamos la fidelidad y la perseverancia. Enseñamos cuál es la recompensa al valor, la firmeza y la constancia, y estamos convencidos de que los derechos de la humanidad no pueden ser limitados por fronteras.

Sigamos promoviendo la sabiduría que deben poseer los gobernantes, la firmeza de voluntad de los gobernados y la armonía de los intereses comunes.

Jamás consolidaremos, reformaremos y llevaremos al éxito a nuestra Institución Masónica, predicando únicamente sus virtudes y sus valores morales que encierran sus provechosas lecciones, para lograrlo necesitamos que cada uno de nosotros tengamos un alto sentido de responsabilidad, establecer un serio compromiso con nosotros mismos, con el Sup.·. Cons.·. del Gr.·. 33º para Colombia del R.·. E.·. A.·. A.·., con nuestras autoridades jerárquicas de la Francmasonería, con nuestras Logias y Gran Logia y con la sociedad en general, y lo más importante practicar eficaz y eficientemente esos valores éticos, hacerlos nuestros para que formen parte de nuestro diario vivir y actuar.

Referencias Bibliográficas.

Arnal, Mariano. Equidad. En Internet: http://www.elalmanaque.com/enero/ene-26-eti.htm

Cárcova, Carlos María. Justicia como equidad o Sociedad como conflicto. Universidad de Buenos Aires Marzo de 2003. En Internet: http://www.bioetica.bioetica.org/doct9.htm

Diccionario Enciclopédico de la Masonería. Lorenzo Frau Abriles. Editorial del Valle de México. 1976.

Donaires, Pedro. La vigencia de la justicia y la equidad. En Internet:
http://www.revistabahai.galeon.com/revista04/justicia.htm

Equidad. En Internet: http://es.wikipedia.org/wiki/Equidad
Equidad. En Internet: http://www.la-enciclopedia.com/description/Equidad

Ferreres, Juan B. La Justicia, El Derecho y Los Contratos. Eugenio S ubirana Editor. Barcelona, España. 3 de marzo de 1920
Justicia. En Internet: http://www.la-enciclopedia.com/description/Justicia

Morales Charris, Mario. ¿Ética Masónica? Revista Plancha Masónica Nº 10. Marzo de 2002.

Ortega Torres, Jorge. Código Civil. Editorial Temis. Bogotá, Colombia. 20 de noviembre de 1982.

1 comentario:

Miguel angel Nogales Lorente dijo...

QQ:.HH:. Thanks for accepting!. I present, "Templar, Freemasonry and the New World Order", written in collaboration with eminent professors and professors from universities in Spain, Mexico and the U.S.. Discusses possible pre-Columbian transatlantic contacts, ie the arrival of humans to the continent before official so did Christopher Columbus, counting for this study in collaboration with the teacher and adventurer (expeditions Ra1 and Ra2) Santiago Genoese Institute Tarazaga Anthropological Research, UNAM (Mexico). T:.A:.F:. A:.L:.G:.D:.G:. A:.D:.U:.

QQ:.HH:.Gracias por aceptarme. Os presento el ensayo Templarios, masonería y el Nuevo Orden Mundial, primer ensayo documentado e ilustrado que trata el tema del descubrimiento de la América precolombina, teniendo como protagonistas: órdenes religiosas y organizaciones secretas.
El ensayo cuenta con importantes colaboraciones:
El Dr. Santiago Genovés Tarazaga, profesor del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Autónoma de México. Dr. Romeo Ristov, de la Southern Methodict University de Dallas (EEUU). Dr. Jesús Martín Ramírez, profesor del Departament of Psychobiology, de la Universidad Complutense de Madrid (España) y la colaboración de la Biblioteca Nacional y Palacio Real de Madrid.T:.A:.F:. A:.L:.G:.D:.G:. A:.D:.U:.

Artículo reseña en: http://www.templechile.cl/revista/Tomo%20I%20Revista%20Non%20Nobis.pdf

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/823/templarios-masoneria-y-el-nuevo-orden-mundial

Recomendación en Criteria Club de Lectores: Quienes vivan en México-Latinoamérica:
http://www.criteriaclub.es/tiendaonline/es/social/1497-templarios-masoneria-y-el-nuevo-orden-mundial-9788415819219.html

Reseñas literarias: http://www.editorialsepha.com/n/len/0/ent/863#.UfA2IgIhz0k.twitter

Amazon: http://www.amazon.es/Templarios-Masonería-Nuevo-Orden-Mundial/dp/8415819218/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1369035811&sr=1-1&keywords=sepha

Los que residan en Portugal y otros lugares: http://www.imosver.com/es/libro/templarios-masoneria-y-el-nuevo-orden-mundial_0010013487


Quienes residan en EEUU y Reino Unido en esta página abajo: http://www.abebooks.com/book-search/author/lorente-miguel-angel/page-1/

Aquí lo envían a cualquier parte del mundo. http://www.paquebote.com/9788415819219/nogales-miguel-angel-3templarios-masoneria-y-el-nuevo-orden-mundialcara-ocul

http://www.iberlibro.com/servlet/BookDetailsPL?bi=10330495381&searchurl=an%3DLORENTE%252C%2BMiguel%2B%25C1ngel

http://www.deastore.com/libro-es/templarios-masoneria-y-el-nuevo-miguel-ángel-nogales-lorente-sepha/9788415819219.html

http://www.pikengo.es/product/9788415819219

http://www.bookdepository.co.uk/Templarios-Masonera-y-el-Nuevo-Orden-Mundial-Miguel-Angel-Nogales-Lorente/9788415819219
Amazon Japón:

http://www.amazon.co.jp/s/ref=nb_sb_noss/378-5216909-1297818?__mk_ja_JP=カタカナ&url=search-alias%3Daps&field-keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial

Amazon Reino Unido:
Amazon http://www.amazon.co.uk/s/ref=nb_sb_noss?url=search-alias%3Daps&field-keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial

Amazon Francia:
http://www.amazon.fr/Templarios-Masonería-Nuevo-Orden-Mundial/dp/8415819218/ref=sr_1_cc_1?s=aps&ie=UTF8&qid=1378021766&sr=1-1-catcorr&keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial
Alemania:
http://www.amazon.de/s/ref=nb_sb_noss?__mk_de_DE=ÅMÅZÕÑ&url=search-alias%3Daps&field-keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial

Amazon Italia:
http://www.amazon.it/s/ref=nb_sb_noss/275-9283282-0879258?__mk_it_IT=ÅMÅZÕÑ&url=search-alias%3Daps&field-keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial

Amazon Canadá:
http://www.amazon.ca/s/ref=nb_sb_noss/192-2111600-6561319?url=search-alias%3Daps&field-keywords=templarios%2C+masonería+y+el+nuevo+orden+mundial