domingo, 19 de agosto de 2007

La Masonería: ¿Es una Filosofía y una Sociología?


Por: Mario Morales Charris 33º
Ven:. Maest:. Resp:. Log:. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp:. Gr:. Log:. del Norte de Colombia

Pres:. Gran Consejo de Cab:. Kadosch «Lealtad Nº 3», Cám:. 30°



Comencemos diciendo que el epígrafe de este ensayo pudo ser otro. Pero, lo intitulamos así porque forma parte de una frase afirmativa que encierra una postura de un perfil Masónico, como lo veremos más adelante, así también por creerlo más genérico y de esta manera se nos facilitaba nuestro análisis.

Pues bien, a raíz de uno de los tantos foros que se dan por la Internet donde tratábamos asuntos Masónicos, en el cual participábamos HH:. de distintos países de América y Europa, salieron a relucir varios temas importantísimos como lo son: «si la Masonería era o no una filosofía y una sociología» y «la iniciación de mujeres en nuestra Orden».

Uno de estos QQ:. HH:. –de alto Grado entre otras cosas– planteaba una serie de conceptos que contradicen la concepción teórico-filosófica de la gran mayoría de ritos Masónicos, en especial el del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (R:. E:. A:. A:.) como también se aparta, o mejor desconoce, la historia de la “Regularidad” e “irregularidad” y de otras opciones Masónicas que trabajan y vienen trabajando en nuestro rito.

Lo anterior, nos hizo reflexionar sobre estas cuestiones, y nos preocupa que esas opiniones y contradicciones, las que no justifica, las emita un H:. –como ya la dijimos, de alto Grado– con lo cual lo que hace es confundir a los demás HH:. que participaron en el mencionado foro, porque son concepciones que vienen a formar parte de la filosofía de fondo y no de forma del perfil de Masonería que venimos practicando los Masones de formación adogmática y progresista. Por tanto, se hace necesario, siempre que emitamos conceptos personales como respuesta a una consulta o por cualquier otro motivo, debemos fundamentarlos de acuerdo a la filosofía de la Ord:. y procurar en lo posible no entrar en contradicción con los principios del Rito que practicamos y menos con los hechos históricos de nuestra Institución, o de lo contrario, es mejor no participar en este tipo de foros si no tenemos los argumentos suficientes para sustentar las ideas que exponemos. Es por ello, que nuestros objetivos en este ensayo es analizar, reflexionar, aclarar, sacar algunas conclusiones y recomendaciones sobre la materia que nos ocupa. De ahí la importancia de este trabajo, donde los Masones no sólo debemos aceptar y pensar sobre lo que otro H:. plantea, sino, como hombres libres, reflexionar crítica y constructivamente, y donde todos podamos participar fraternalmente con nuestras opiniones en los temas propuestos como el que nos concierne.

Es interesante señalar, que nos limitaremos únicamente a estudiar y reflexionar sobre algunos apartes de los conceptos que consideramos valiosos para nuestros objetivos.
Después de esta breve introducción, ahora sí entremos en materia.

En primer lugar, el Q:. H:. nos plantea “(…) La iniciación no es ni una filosofía ni una sociología (…)”. Más adelante, en el mismo párrafo expresa: “(…) La Francmasonería no está hecha para actuar sobre la sociedad, sino para una transformación progresiva del hombre y una apertura de su conciencia. Para que estos hombres puedan a su vez, fuera de nuestros Templos, y a título individual, unirse a la acción humanista y militante de las asociaciones profanas (…)”.

Nos sorprende que este Q:. H:. haga tal aseveración. En los casi 28 años que llevamos en la Ord:. hemos aprendido que la iniciación, sinónimo de Masonería es una filosofía. Es una filosofía porque desde el momento en que nos iniciamos, nos introducimos en un sistema donde debemos estudiar racionalmente el pensamiento humano en todas sus formas, en el tiempo y en el espacio, lo cual hacemos a través de los grados que vamos recibiendo sea cual fuere el rito en que se trabaje. Hubiese sido valioso para nuestras reflexiones y análisis conocer lo que entiende nuestro Q:. H:. por filosofía.

La filosofía de la Masonería es la filosofía de la humanidad y en esta filosofía se han inspirado los más grandes sabios de todos los tiempos. La filosofía Masónica está enraizada en las enseñanzas de los avatares que en las distintas edades encarnaron en el planeta para proyectar nuevas formas de pensamiento y superación filosóficas para procurar la evolución de los pueblos hacia un devenir superior en la libertad, igualdad y fraternidad. “(…) La Iniciación encierra la teogonía, el culto de la moral, la filantropía, las artes, los conocimientos que poseía ya el mundo primitivo (…)” “(…) Nosotros definimos la Iniciación, Masonería o Francmasonería: una escuela de filosofía, en donde por medio de símbolos y jeroglíficos, el hombre se convierte en buen padre, buen amigo y buen patriota (…)”

No olvidemos, además, que la Masonería es, por definición, una sociedad iniciática. Y como tal, debe ser considerada como una escuela de formación de sus integrantes. Desde esa perspectiva educativa, el objetivo de la Masonería no es inculcar a sus adeptos, un conjunto de conocimientos, sino, fundamentalmente, principios filosóficos y un sistema de valores. Según nos enseña la propia historia de la Orden, el ideal de hombre que la Masonería quiere formar debe estar en posesión de tres cualidades básicas. Ha de ser una persona ilustrada, moral y libre. Ilustrado para que pueda aportar con su estudio algo en la tarea de progreso que la Masonería propugna. Moral para que distinguiendo el bien del mal, contribuya a la felicidad propia y de los que le rodean. Libre porque sin libertad no se puede ser responsable. Y sin responsabilidad no podemos responder por nuestros actos.

Desde siempre y gradualmente, paso a paso, la Institución Masónica ha entregado generosamente sus enseñanzas a todos sus adeptos, de conformidad con el grado Masónico que se posea; de cada uno de nosotros ha dependido el alcanzar esa superación, si las aceptamos o las rechazamos, si somos aptos o ineptos para apreciar y dominar esas lecciones. Cuando se es Aprendiz o Compañero Masón, buscamos con avidez interiorizarnos en sus intrincados misterios y asimilamos el contenido de su filosofía, en el estrato que nos corresponde; después, cuando alcanzamos la maestría, creyendo saberlo todo, no estudiamos, no investigamos o no profundizamos en esas enseñanzas o, si lo hicimos, tal vez ya las tengamos olvidadas por el motivo que sea. Pero, sí es importante señalar que en la iniciación de cada grado –nos atrevemos a señalar en todos los ritos– del R:. E:. A:. A:. hay una filosofía que aprender, pues como hemos expresado de manera específica, en cada uno de ellos debemos estudiar racionalmente el pensamiento humano. Por consiguiente, queda demostrado que la Iniciación o la Masonería es una filosofía.

Asimismo afirmamos que la Iniciación o Masonería es una sociología, porque como grupo social interactuamos y nos relacionamos como individuos mediante el estudio de la vida social humana, de los grupos y sociedades, o acaso ¿la Masonería no estudia al hombre en sus relaciones con los otros? Afirmar lo contrario estaríamos negando “ipso facto” la presencia de la Masonería como grupo social dentro de la vida social humana. Ahora, lo otro que hay que ver es ¿qué entiende nuestro Q:. H:. expositor en el foro por sociología?

La Sociología es una de las manifestaciones del pensamiento moderno. La evolución del pensamiento científico se empieza a cubrir con la Sociología una nueva área del conocimiento, que se incorporó al conocimiento científico al mundo social.

El aparecimiento de la Sociología pasa en un contexto histórico específico que coincide con los últimos momentos de la desagregación de la sociedad feudal y de la consolidación de la civilización capitalista, representando la elaboración de un grupo de pensadores.

El pensador francés Augusto Comte (1798-1857), fue el primero en utilizar el término Sociología después de que él mismo empleara durante cierto tiempo la expresión de «Física Social» para referirse a la nueva ciencia. Entendía la Sociología como una rama del conocimiento en la que estaba implícita, de una manera más o menos conscientemente reconocida, una clara vocación de transformación del orden social, o, como el mismo Comte prefería decir, de «reorganización de la sociedad».

Igualmente, por su giro, Comte ha dicho que la Sociología debe guiarse en el sentido de «saber» y «establecer» que denominó «las Leyes Inalterables del la Vida Social». En esta parte hacía referencia, como lo acabamos de ver, a la nueva ciencia como «física social». A partir de allí, entendimos que la Sociología era una creación del positivismo que separa los fenómenos sociales del económico. Pero, sin embargo, la Sociología no es una ciencia social autónoma –de hecho creemos que ninguna lo es– depende de los métodos, logros y experiencias de las disciplinas afines; por ejemplo, se ayuda de la economía, la política, la arqueología, la demografía, la antropología, la psicología, la historia, la etnografía, etc.

Comte, en este sentido, no sólo participaba de una fe en el progreso muy típica de su época, sino que veía este proceso inserto en una lógica de cambio según la cual, el desarrollo de la humanidad se produjo conforme a una lógica que él conceptualizó como la «ley de las tres etapas, o estados»: la teológica o ficticia, la metafísica o abstracta y la científica o positiva, caracterizadas por tres formas distintas de dar cuenta de los fenómenos. En la primera se explicaban de manera mágico-religiosa; en la segunda, de forma filosófico-especulativa; y en la tercera, de acuerdo con procedimientos científico-positivos.

Comte creía que, a medida que la humanidad se acercaba al tercer estado de su evolución y se evidenciaba más notoriamente el doble del proceso de la civilización, la «física social», como ciencia positiva, vendría a cumplir una importante tarea: la “de evitar o al menos mitigar lo más posible las crisis que determina un desarrollo espontáneo cuando no se ha previsto”: En una palabra, en este orden de fenómenos, como en todo otro, «la ciencia –señalará Comte– nos lleva a la previsión, y la previsión permite regularizar la acción». Por tanto, la Masonería como grupo social evolutivo no es ajena al planteamiento científico-social de Comte.

La Sociología apareció claramente prefigurada en Comte no sólo como «ciencia de las ciencias» y culminación de todo el edificio científico, sino que también fue planteada –al igual que en otros padres fundadores– de manera más o menos latente o explícita, como una especie de «ciencia de los remedios» y fuente inspiradora de soluciones científicas a los problemas sociales, o ¿es que a la Francmasonería no le interesa contribuir con la solución científica de los problemas sociales? Si no es así, ¿entonces para qué nos reunimos en los Talleres Simbólicos y sobre todo en las Cámaras Escocistas? Y es aquí en esta última parte, precisamente donde nuestro Q:. H:. cibernético entra en contradicción con los contenidos litúrgicos del R:. E:. A:. A:. Si examinamos el contenido litúrgico de cada uno de los grados de nuestro Rito, incluyendo los que se otorgan por comunicación, todos, absolutamente todos tienen que ver con la Sociología. Sólo citaremos unos cuantos para no hacernos cansones y que citamos textualmente de la Liturgia del Gr:. 18º: En el Gr Cuarto (“Maestro Secreto”), “se exaltan las prerrogativas de la razón humana que aleja y defiende la conciencia de las preocupaciones ancestrales, de la superstición y del fanatismo, y se definen nuestros derechos y deberes morales”. En el Quinto (“Maestro Perfecto”), “Se encarece en este grado el estudio de las ciencias naturales para llegar al propio conocimiento del ser físico e intelectual del hombre. Se indagan los orígenes de la vida y la posible supervivencia de las fuerzas síquicas del ser humano”. En el Sexto (“Sec:. Íntimo”, o “Maest:. por curiosidad” o “Maest:. Inglés”). “En él se estudia la sociología para llegar al conocimiento íntimo de las miserias del pueblo, sus causas y sus remedios, hallándose que la más efectiva de esas causas, es la ignorancia que se debe combatir con la instrucción, despertando en él el deseo de saber, o la curiosidad. Por ende se tratan en este grado las ciencias pedagógicas y todo lo atañedero a la cultura de los pueblos, y a la economía política”. Gr:. Séptimo (“Preboste y Juez” o “Maestro Irlandés”), “en él se estudia y analiza el origen de la soberanía y sus atributos en relación con la sociedad humana: los derechos del hombre: naturales, civiles y políticos, la justicia en la distribución de esos mismos derechos y los sistemas electorales para que la voluntad del pueblo pueda hacerse efectiva en la designación de sus mandatarios”. Gr:. Octavo (“Intendente de Fábricas” o “Maestro de Israel”). “Es el objeto de estudio en este Grado, la ciencia aplicada al conocimiento de la organización social y de las causas que puedan entorpecerla o llevarla a su perfeccionamiento. Se inculca la solidaridad humana por medio de la máxima que la sintetiza: “Cada uno para todos, todos para cada uno”. Se inquiere sobre el derecho de propiedad y su origen, sobre la riqueza y el capital en sus relaciones con el trabajo y se encarecen los estudios sobre el socialismo”. Y así podemos continuar explicando la razón o el por qué de cada uno de los GGr:. del R:. E:. A:. A:., demostrando de esta manera que la Iniciación o Masonería, además de ser una Filosofía, es una Sociología y no lo contrario como lo expresa nuestro Q:. H:. internauta.

Por otra parte, la Iniciación o Masonería es una empresa cautivadora y atrayente, al tener como objeto nuestro propio comportamiento como seres humanos. Nos enseña que lo que consideramos natural, inevitable, bueno o verdadero puede no serlo y que las “cosas dadas” de nuestra vida, querámoslo o no, están influidas por fuerzas históricas y sociales. Por consiguiente, la Francmasonería actúa sobre la sociedad a través de la transformación progresiva de sus miembros quienes buscan el bien conjunto de la sociedad sin afán de lucro personal. Por este motivo, además, es que decimos que la Masonería es filantrópica. Y no como lo señala nuestro Q:. H:. participante, cuando expresa que “La Francmasonería no está hecha para actuar sobre la sociedad”. Esto es totalmente contradictorio a los principios de nuestra Institución y choca frontalmente con los lineamientos del R:. E:. A:. A:., como lo demostramos anteriormente en el contenido de nuestras liturgias de cada uno de los grados.

En segundo lugar, nuestro Q:. H:. expositor señala además: “(…) La tradición no se arrodilla ni se pliega ante la modernidad (el subrayado es nuestro) que cambia generación tras generación, trayendo con ella problemas de sociedad (…)” Pues bien, antes que todo, hubiese sido interesante saber qué entiende por «modernidad» este Q:. H:., porque si hace referencia al período histórico comprendido entre la caída de Constantinopla (1453) o el descubrimiento de América (1492) hasta fines del siglo XVIII o la Revolución Francesa, estaría confundiendo el término, ya que afirma: “(…) la modernidad que cambia generación tras generación, trayendo con ella problemas de sociedad (…)”. Además, ¿a cuál problema de sociedad se refiere entonces?, si precisamente en esta época es cuando nace la Masonería Moderna. Bien lo afirma el pensador Jürgen Habermas “El término moderno tiene una larga historia, que ha sido investigada por Hans Robert Jaus. La palabra moderno, en su forma latina modernus, se empleo por primera vez a finales del siglo V para distinguir el presente, que se había convertido oficialmente en cristianismo, del pasado romano y pagano (…)”. Ahora, si el Q:. H:. partícipe, se refiere a la modernidad como lo contemporáneo, estaría hablando de otra cosa, que no tiene nada que ver con lo que ha planteando. Bajo este punto de vista, la investigadora y ensayista, Consuelo Corredor Martínez nos dice que es una “(…) palabra llena de prestigio, palabra clave que abre todas las puertas, no se desgasta con lo actual, lo contemporáneo, lo reciente, lo último, la moda emerge como su ideario, haciendo que por fuerza éste sea efímero y fugaz. La moda se convierte así en la forma de rendirle culto a lo moderno (…)”.

Con relación a todo esto podemos decir que, hoy más que nunca el Masón debe prepararse eficientemente en todos los órdenes, tanto dentro de nuestros Talleres como afuera, para así con un amplio conocimiento, enfrentar los cambios cada vez más acelerados que sufre la sociedad. En lo profano, apresuradamente todos los paradigmas son cuestionados o abatidos y su lugar es ocupado por nuevas corrientes o concepciones intelectuales, lo que nos obliga a vivir un renacimiento o renovación permanente. Pues, la Masonería no puede ser estática sino dinámica. No podemos quedarnos en la mera tradición, porque sería no aceptar la realidad de la evolución social del mundo. Citemos solamente unos ejemplos, al constituirse la primera Gran Logia en Londres a mediados de la edad moderna, como todos los Masones lo sabemos, la Gran Logia Unida de Inglaterra se vio obligada en 1717 a modernizar la Ord:. iniciando en sus LLog:. a profanos que no estaban vinculados a la construcción. Es la fecha que tenemos como referencia donde nace la Masonería Especulativa o Moderna y deja de ser Operativa. Luego, en 1723, Anderson compila los Antiguos Usos y Costumbres de la Ord:. en una Constitución. Allí se abre el compás poniéndose a tono con la época, aceptando que la Masonería es adogmática y no tendrá en cuenta el credo religioso de sus adeptos. Con el pretexto de que el Gran Oriente de Francia –quien le expidió Carta Patente a nuestro Supremo Consejo Neogranadino, el 11 de julio de 1851, hoy Supremo Consejo del Grado 33 para Colombia– “en 1877 decidió el cambio de sus Estatutos y en 1884 el de sus rituales; prescindiendo con dichos cambios de la obligatoriedad de la creencia en Dios y la Biblia, así como de la invocación al G:. A:. D:. U:., quedando con ello en libertad sus miembros de creer o no creer y de mantener o no la presencia de la Biblia en el Templo, la Gran Logia Unida de Inglaterra rompió las relaciones con el Gran Oriente de Francia y, erigiéndose en una especie de Primado o Papado Masónico, organizó todo el sistema de reconocimientos, regularidades e irregularidades que ha llegado hasta nuestros días”. No vayamos tan lejos, aquí mismo, la Resp:. Log:. Nueva Alianza Nº 2, que trabaja bajo la jurisdicción de la Muy Resp:. Gr:. Log:. del Norte de Colombia, consideró que el Libro de la Ley no era la Biblia, sino la Constitución Política de Colombia y en el Ara trabajan con este último libro. A lo mejor estos QQ:. HH:. quisieron romper la tradición después de haber reflexionado sobre una decisión trascendental como esa. Por tanto, podemos afirmar que la modernidad y la postmodernidad no se arrodillan ni se pliegan ante la tradición, porque de lo contrario todavía la Masonería fuera Operativa y los que no tenemos por profesión la arquitectura no hubiésemos tenido la oportunidad de habernos iniciado en los augustos misterios de la Francmasonería, lo que viene a contradecir, una vez más, lo expresado por el Q:. H:. en referencia.

También nos dice este H:.: “(…) Si una Masonería practica la mixticidad e inicia a las mujeres, se considera entonces como irregular (el subrayado es nuestro) y en Francia por ejemplo, y en la mayoría de las Masonerías del Rito Escocés Antiguo y Aceptado ningún hombre ha iniciado a ninguna mujer (…)” “(…) En cuanto a la Masonería mixta, existe en Francia, y pueden adherirse individualmente, es una opción personal, pero esta no es compatible con la regularidad y la tradición (el subrayado es nuestro) del R:. E:. A:. A:. (…)” Más adelante expresa “(…) En muchos países europeos y americanos se considera al Gran Oriente de Francia y las logias mixtas del Derecho Humano como irregulares (el subrayado es nuestro) y no tenemos ninguna relación con ellos (…)”. Al estudiar los apartes de este párrafo, nos preguntamos: ¿qué entiende nuestro Q:. H:. por regularidad e irregularidad? Para el primer caso, ¿será el fiel cumplimiento de las normas acordadas por los Supremos Consejos del mundo para la buena marcha de los mismos? y para el segundo, ¿cuando no se obra conforme con las reglas de la moral? O ¿es que estamos frente a un nuevo hecho de la Masonería Escocista en que ya no solamente la Gran Logia Unida de Inglaterra (en el simbolismo) es la que ha establecido algunos principios básicos para relacionarse con otras Grandes Logias del mundo, los cuales dio a conocer en agosto de 1938 y nuevamente confirmados en septiembre 7 de 1949?

Por otra parte, cómo nuestro Q:. H:. ponente nos va a decir que “(…) en Francia por ejemplo, y en la mayoría de las Masonerías del rito escocés antiguo y aceptado ningún hombre ha iniciado a ninguna mujer (…)”. Para no extendernos tanto, solamente le damos un ejemplo, Marie Deraismes, una demócrata humanista y periodista, apóstol de la emancipación femenina quien colaboraba en numerosas reuniones, destacándose por su gran talento como oradora y donde su reputación fue tal que la Logia Los librepensadores de Pecq (localidad próxima a París) decidió iniciarla el 14 de enero de 1882 en nuestros augustos misterios. Convirtiéndose de esta manera en la primera mujer iniciada en una Logia masculina. Este hecho trajo una viva polémica y cuatro meses después la Logia del Pecq no tuvo otra alternativa que abandonar la obra emprendida

Después de diez años de vanos esfuerzos para abrir las puertas de la Masonería a las mujeres, Marie Deraisme junto a Anne Feresse, el senador y consejero de París, Georges Martin, convencido del papel que las mujeres debían desarrollar en la sociedad militaba por sus admisiones en la Francmasonería; a esta ardua labor se le sumó su esposa Marie Martin y lograron crear la primera Logia mixta del mundo: Le Droit Humain (El Derecho Humano) el 4 de abril de 1893 donde fueron iniciadas dieciséis mujeres. Una de las particularidades de esta federación, es ser la primera y única en el mundo en constituirse a escala internacional. Tiene el Supremo Consejo en Francia, federaciones nacionales y jurisdicciones en más de sesenta países. Y trabaja en diferentes ritos, entre ellos el R:. E:. A:. A:., como lo suelen hacer también muchas logias mixtas y femeninas como las GGr:. LLog:. Femeninas y mixtas de Francia, de Bélgica, de Italia, de Alemania, de Luxemburgo, de Chile, de Argentina, Uruguay, etc.

Como quiera que en dicho foro teníamos el tema de la iniciación de la mujer, igualmente el Q:. H:., nos dice: “(…) En cuanto a la Masonería mixta, existe en Francia, y pueden adherirse individualmente, es una opción personal, pero esta no es compatible con la regularidad y la tradición (el subrayado es nuestro) del R:. E:. A:. A:.”

Pues bien, lo de la regularidad ya lo tratamos. Pero, ¿a cuál tradición se refiere el Q:. H:.?

-¿Estamos hablando de la procedente de las fuentes más antiguas o de la que se inicia en un tiempo más cercano a nosotros (1723)?

-¿Estamos hablando de la Tradición Primordial, de la que salieron las múltiples ramas de un árbol que ha dado diversos frutos hasta nuestros días?

-Si nos referimos a la primera, todo lo que sabemos de las culturas en que bebemos muchos de nuestros conocimientos actuales, nos da pie para pensar que el papel de la mujer (o de algunas mujeres privilegiadas, quizá), no siempre fue el de sumisión al varón. En algunas de estas culturas fueron consideradas y respetadas, como “Mater” y como poseedoras de capacidades “trascendentes” especiales.

-Si por tradición entendemos la que parte de una fecha más cercana (1723), hora es, casi 300 años después, de que la razón triunfe sobre el “fundamentalismo” de algunos. Es de mucho valor señalar, que la mujer del año 1723 no era “libre”. Por lo tanto, ni siquiera podía ser considerada la posibilidad de su iniciación, a la hora de redactar las Constituciones.

Dejando a un lado la incomprensible "fidelidad" de algunos a la literalidad del citado párrafo de las Constituciones de 1723, creemos que pocos de los que no admiten la integración de la mujer en Masonería se han parado a pensar en el hecho simple pero rotundo: lo "dogmático" que resulta apelar a las Constituciones o a los Landmarks –que ni siquiera sabemos cuál de las tantas listas de Landmarks existentes es la que debemos aplicar– solamente cuando nos conviene y muy especialmente en este caso concreto de la mujer. Resulta, por lo menos para muchos de nosotros, incomprensible que una Fraternidad que ha tenido a gala luchar contra todo tipo de “dogmas”, termine por “crear” y “mantener” uno, para justificar la no-participación de la mujer. Este “dogma” está fundamentado en un párrafo de un Documento escrito en 1723, producto de la mentalidad de aquellos años y elaborado por hombres de iglesia (no olvidemos la calidad de pastores protestantes de Anderson y Désaguliers), puritanos y con un concepto sobre la inteligencia y aptitudes de la mujer de su época totalmente diferente al nuestro.

Deberíamos tener muy claro, a estas alturas, que Anderson excluye a las mujeres, no por una cuestión iniciática o relacionada con la Tradición; sino por un hecho histórico comprobable en aquella época: las mujeres vivían y morían bajo la tutela masculina y a casi nadie se le ocurría considerarlas libres ¿Cómo podían tomarlas en cuenta?

-Aquí, llegados a este punto, nos vemos obligados no solamente a apelar a la razón, sino también al corazón. ¿Es posible conjugar nuestras continuas apelaciones, como Masones, a la Libertad, Igualdad y Fraternidad del Género Humano y, al mismo tiempo ignorar a la mitad del mismo? ¿Realmente y en conciencia podemos hablar de coherencia?

-¿Es posible conjugar un lenguaje de solidaridad, justicia e igualdad para todos y, al mismo tiempo, aducir “razones” que no lo son para cerrar las puertas de nuestras Logias a las que son nuestras madres, compañeras e hijas?

-Sinceramente, si queremos permanecer anquilosados en tradiciones que impiden el desarrollo integral del Género Humano, meta que la Francmasonería persigue desde siempre, personalmente no podemos apuntarle a estas corrientes, ni por coherencia Masónica estar de acuerdo con ellas. Como Masón que cree firmemente en la necesidad de luchar por la eliminación de prejuicios atávicos que impiden el avance de la justicia, para todos y en todos los ámbitos, no podemos admitir la “inmovilidad” de nuestra Fraternidad (o parte importante de ella) en el tema de la mujer. Así lo sentimos y así lo expresamos cada vez que tengamos que hacerlo.

-Algunos argumentan que, puesto que la Operativa era cosa de hombres, por su trabajo, esfuerzo físico y demás, la mujer no es “iniciable” puesto que no “comprende” ni el simbolismo ni las distintas analogías de nuestro Trabajo(?) actual dentro de la Masonería Especulativa, heredera de aquella.

-Otros, mucho más audaces, abogan por “instituir” una Iniciación exclusiva para mujeres (discriminación sobre discriminación) que, por lo poco que hemos podido entender, constaría de un simbolismo basado en: ruecas de hilar, agujas, dedales y pañales.

A titulo personal, podemos decir que hemos tenido el honor de trabajar con mujeres en Logia y salvo la novedad de la feminidad en sus movimientos o por el especial “toque” en la decoración del Templo, nada nos ha hecho sentir extraño.

Para finalizar nuestras reflexiones es preciso señalar, que en la Ord:. hemos aprendido a ser tolerante, lo que no implica que cambiemos nuestros ideales. Seguimos creyendo que le estamos violando los derechos fundamentales a la mujer, consignados en los Artículos 13 y 43 de la Constitución de Colombia. De la misma manera, como lo hemos expresado en otras ocasiones, es una fehaciente violación a la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada y proclamada por las Naciones Unidas mediante Resolución 217 de la Asamblea General del 10 de diciembre de 1948.

Ha sido mi palabra..!

2 comentarios:

amilcar dijo...

SALUDOS HH.
SOY AMILCAR PROAÑO, MASON DE ECUADOR DE LA R. L. S. ELOY ALFARO N° 24.
TENGO 22 AÑOS EN LA ORDEN Y ME A AGRADADO EL ARTÍCULO QUE RESPONDE A AQUEL H.
ESPECIUALMENTE LO RELACIONADO A LAS MUJERES.
ME GUSTARÍA ME FACILIRARAN ARTÍCULOS DE VUSTRA ORIENTACIÓN SOBRE LA MASONERÍA PRIMITIVA Y LO REFERENTE AL GRAN ORIENTE DE FRANCIA.
ESTOY DESARROLLANDO UN TRABAJO SOBRE LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS ORIENTES ESPECIALMENTE ENFOCADO A VER CÓMO LA IGLESIA CON LAS COFRADÍAS INTERVINO PARA CONTRARESTAR A LA MASONERÍA INDEPENDIENTE QUE FUE CUNA DE LOS GRANDES PENSADORES Y EN EL CASO DE AMERÍCA, DE LOS QUE GENERARON LA INDEPENDENCIA.
TAF.
AMÍLCAR PROAÑO

Mason Venezolano dijo...

Saludos amigos de este Blog tan interesante aqui les dejo una referencias del libro "Masoneria una Filosofia de Vida" para que descargen este libro de manera gratuita y disfruten su lectura. Si fuera posible un pequeño comentario en su blog acerca de este libro seguro seria de provecho para muchos QQHH y algunos profanos. http://cutt.us/4ffe Este libro ya es bastante popular en la masoneria latinoamericana, ademas su difusión es libre blogs internacionales como http://jrotazo.blogspot.com/2013/04/masoneria-una-filosofia-de.html lo recomiendan. Gracias de antemano y que disfruten su lectura.

Cargando...