lunes, 27 de agosto de 2007

La Mujer pulsa los Templos Masónicos

-

Por: Mario Morales Charris 33º
Ven:. Maest:. Resp:. Log:. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp:. Gr:. Log:. del Norte de Colombia

Pres:. Gran Consejo de Cab:. Kadosch «Lealtad Nº 3», Cám:. 30°


El ser humano como miembro actuante de la sociedad, se ha debatido por siglos en el intento de hallar la fórmula adecuada para aplicar los descubrimientos de la ciencia en el arte de organizarse como grupo ordenado. Es verdad que la familia evolucionó adoptando formas diferentes en cada uno de los campos en que se ha dividido la sociedad en su proceso natural de desarrollo. Sin embargo, la inserción de la mujer en el mencionado proceso, ha logrado hoy en día conjuntamente con la familia moderna, su vinculación en la estructura económica, política y cultural. Luego en este proceso, los Templos Masónicos no han sido ajenos a la iniciación de esta “nueva” mujer.

La “nueva” mujer, ha respondido con gran capacidad a la sociedad y al Estado, con niveles de educación bastante superiores al de sus predecesoras. A pesar de continuar con los mismos deberes al interior del hogar que heredó de generaciones pasadas, contribuye significativamente a los ingresos familiares.

¿PUEDE SER RECIBIDA LA MUJER EN LA FRANCMASONERÍA?

Dentro de esa lucha que ha tenido que librar la mujer durante siglos para lograr la igualdad de derechos y deberes con el hombre está precisamente la de su admisión en nuestra Orden; pero, ¿Puede ser recibida la mujer en la Francmasonería? Para responder este interrogante, es necesario aclarar que en nuestra Institución existen dos tendencias: las Obediencias autodenominadas “regulares” y las Obediencias llamadas liberales.

Las primeras, cumplen la tradición y antiguas costumbres y no admiten mujeres en su seno. En cambio, aceptan y animan la formación de entes paralelos como las Logias de Adopción. Sin embargo, en ningún caso son acogidas las mujeres dentro de las Tenidas. Con esto no queremos decir que la Masonería es “machista”. No, ni más faltaba. Todo ello es el resultado cuando la Francmasonería dejó de ser una Masonería Operativa o de Constructores para transformarse en Masonería Especulativa, que es la Masonería que hoy conocemos y que data de principios del siglo XVIII cuando la Gran Logia de Inglaterra le encomienda al Q:. H:. Anderson la tarea de compilar y reunir todos los datos, preceptos y reglamentos generales de la fraternidad, tomados de las Constituciones antiguas de las Logias que existían entonces.

Esta compilación, conocida como Las Constituciones de Anderson donde hay unos Landmarks o linderos o antiguos límites que vienen a ser las bases que dan origen a los Reglamentos, Constituciones y Estatutos de los Grandes Cuerpos Masónicos esparcidos por la superficie de la tierra. Uno de esos Landmarks señala que las mujeres, los cojos, los lisiados, los esclavos, los mutilados, los menores de edad y los ancianos, no pueden ser iniciados. La aplicación exegética de este Landmark, desde la antigüedad, ha originado controversias de orden filosófico, biológico, social y cultural.

Si bien las marchas y signos son limitantes para los lisiados y mutilados, quienes no sean libres y de buenas costumbres tampoco pueden ser iniciados. Luego, son las Constituciones de Anderson las que cumplen estrictamente las Obediencias regulares, las cuales hoy todavía no han podido evolucionar viviendo el siglo XVIII.

Es cierto que las Constituciones de Anderson en sus elementos axiológicos y en el desarrollo de sus propuestas tienen un enorme valor, y recogen la esencia de los hábitos y los métodos de los antiguos gremios. Pero no es menos cierto que en su redacción se introducen otros elementos circunstanciales que sólo son el reflejo de las costumbres dominantes de la época. Entre otros, el que hoy nos interesa aquí es el relativo a la posibilidad que tiene la mujer, según las Constituciones originales de ingresar en la Masonería. Por tanto, está claro que la mujer quedaba explícitamente excluida del trabajo Masónico.

No es este el único precepto que quedaría superado por la evolución natural de la sociedad. La obligación de creer en un Dios revelado, la integridad física del candidato o la regularidad de origen, son limitaciones contenidas en las Constituciones de Anderson que provocarían, con el tiempo, conflictos cismáticos que están en el origen de la diversidad Masónica en el panorama mundial.

Pero son los caracteres excluyentes y de blindaje a los que nos referimos anteriormente los que llegado el momento, amparan y fomentan actitudes tradicionalistas en el seno de la Orden.

Para una actitud “tradicionalista”, la tradición es una especie de lealtad hacia un pasado único, hacia un acontecimiento revelador y definitivo del que el tiempo no hace sino alejarnos. Este tradicionalismo, vuelve la mirada hacia el pasado, donde brilla en todo su esplendor la tradición revelada. Para él, todo cambio implica la corrupción del contenido original por lo que se opondría sistemáticamente al mismo. No es suficiente, pues, para el tradicionalista, defender la incorruptibilidad de los elementos esenciales que determinan, en su raíz, al grupo. Es vital, además, impedir cualquier modificación. Esta forma de tradicionalismo sí puede constituir un elemento de inmovilismo institucional.

En lo que sí tenemos que reflexionar en estos tiempos de postmodernidad y que sería un proceso de discusión como tema especial, es examinar las diferentes propuestas de Landmarks existentes, de ahí los siguientes interrogantes: ¿En qué nos fundamentamos para aceptar los veinticinco Landmarks propuestos por el Q:. H:. Albert Gallatin Mackey en 1874? ¿Por qué no los de Harleian conocidos en 1670? O ¿Por qué no el Manuscrito Regio que se atribuye a la fecha de 1390? Todo esto, repetimos, daría para una profunda reflexión de las Grandes Logias, de las asociaciones Masónicas en el mundo como el CLIPSAS, COMAM y en forma específica la Gran Logia del Norte de Colombia.

Continuando con nuestro tema, si la mujer debe o no ser admitida en la Masonería. Pues, en la Obediencias liberales cambia totalmente la concepción, existen Logias exclusivamente masculinas, mixtas y femeninas. También se presenta la paradoja que algunas Logias masculinas bajo las Obediencias liberales no aceptan mujeres y algunas Logias femeninas tampoco reciben hombres, ni siquiera como visitantes ocasionales. Esta Masonería se constituye en organizaciones independientes entre sí que establecen relaciones a través de mutuos reconocimientos o vinculándose a organizaciones internacionales. Esta Masonería liberal da soluciones variadas a las distintas limitaciones expuestas anteriormente. Encontramos Obediencias que aceptan ateos pero no a la mujer, otras que aceptan a la mujer pero no a ateos, otras que las aceptan cuando estas se constituyen en Grandes Logias Femeninas, etc.

LA MUJER EN LA MASONERÍA

Una de las revoluciones de nuestra sociedad en el siglo que acaba de pasar ha sido, sin duda alguna, el logro social de la igualdad de derechos y deberes de la mujer frente al varón. Pensamos no sea necesario recordar que la mujer ha tenido limitados sus derechos durante inmenso tiempo, como ejemplo, podríamos citar que en muchos países, hasta hace muy pocos años, una mujer no podía trabajar o abrir una cuenta corriente sin el preceptivo permiso del marido, padre o tutor, según el caso. Afortunadamente, ya no es así, y nadie debería dudar de la igualdad de derechos y deberes sin diferencia de sexo, raza, religión o conciencia.

Es natural que la Masonería, por sus principios y sus rituales le haya interesado a la mujer. Lamentablemente como ya lo hemos expresado, cuando fue creada la Gran Logia de Inglaterra en 1717, y el Pastor presbiteriano Anderson les rehusó a las mujeres el derecho a la iniciación entre otras razones: porque era necesario de ser hombres libres y de buenas costumbres. En efecto, en esa época las mujeres vivían bajo la tutela masculina y no se les consideraba libres. Igualmente, aparte de la consideración de ser hombre o mujer, se establece así que el candidato debe ser libre en relación que debe tener ingresos que le den independencia económica. En términos sociales, para la mujer esta independencia económica no llega hasta su incorporación masiva al mundo laboral, a mediados del siglo XX.

Pero, en Francia, en tiempos de Luis XIV y Molière, las mujeres cultas acostumbraron a reunirse para debatir, solas o con hombres, los temas intelectuales de su tiempo. A comienzos del XVIII, cuando los albores de la Masonería especulativa reunía a los HH:. en las Logias, ni la Iglesia Católica –quien para esa época comenzaba a perder el dominio en nuestra Orden debido a la libertad religiosa consagrada en las Constituciones de Anderson– ni las mujeres pudieron soportar la idea de que se reunieran a puerta cerrada. Fue así cómo el 23 de abril de 1738 el Papa Clemente XII, Lorenzo Corsini nos lanza la primera Bula de excomunión IN EMINENTO APOSTULATUS. En cambio, las mujeres en forma muy inteligente ejercieron la presión suficiente para que naciera la Masonería de Adopción, lo cual fue un gran avance para ellas. Tiempo después nace la Masonería Mixta y por último, la Masonería Femenina.

LOGIAS DE ADOPCIÓN

El 10 de junio de 1774, el Gran Oriente de Francia autoriza oficialmente las Logias de Adopción o Masonería de Damas: teniendo en cuenta –como lo señala el H:. Andrés Cassard en su obra Manual de Masonería– que el bello sexo es una parte muy importante de la humanidad, y que está dotado en general de cualidades y virtudes que deben ser premiadas, si no queremos ser injustos, para que participen en la caridad y la filosofía.

El Gran Oriente de Francia estableció reglas y leyes para su gobierno; prescribió que sólo los Maestros Francmasones pudiesen concurrir a sus reuniones; que cada Logia de Adopción estuviese a cargo y bajo la sanción y garantía de una Logia Masónica regularmente constituida; que el Ven:. Maest:. de esta última, o los vid:. a falta de él, fuese el Oficial encargado de presidirla, acompañado de la Maestra Presidenta de la Logia de Adopción. Como podemos ver, se trataba de Logias estrictamente masculinas, que en ciertas ocasiones se reunían en ritual de adopción con mujeres, en las que éstas trabajaban, en cierto modo, bajo la tutela de la Logia adoptante.

La Masonería de Adopción consta de cuatro grados: 1º Aprendiza, 2º Compañera, 3º Maestra y 4º Maestra Perfecta. Está basada en la virtud y se ha juzgado conveniente cimentarla, no sólo sobre los principios que inspiran amor al bien y horror al vicio, sino también sobre la práctica de las buenas costumbres. Sus rituales están llenos de textos bíblicos que no deben tomarse al pie de la letra; la interpretación simbólica de esos textos y alegorías constituyen la instrucción Masónica de la mujer en los distintos grados del Rito de Adopción.

La Logia de Adopción más famosa fue La Candeur, en la que se admitió a burguesas como la señora Helvetius, mujer cultísima y con un espíritu muy abierto. De la misma manera se recibieron a miembros de la Aristocracia, como la Princesa de Lamballe, la Duquesa de Chartres cuyo marido, el futuro Philippe Egalité, era Gran Maestre de la Orden, y además a un gran número de damas de la Corte.

La Duquesa de Borbón, prima del Rey y madre del Duque de Enghien, fue la Gran Maestra de la Francmasonería de Adopción y el Q:. H:. Voltaire le envío unos versos a la gloria del Templo.

Las Logias de Adopción desaparecieron a raíz de la Revolución. Sus miembros se esparcieron por la emigración, el encarcelamiento o la acción política.

Luego de la gran conmoción y ruptura que supuso la Revolución francesa, la participación de la mujer en los trabajos de las Logias volvió a plantearse, esta vez sin las connotaciones galantes del siglo XVIII. Bajo el primer imperio renacen las Logias de Adopción, siendo la Emperatriz Josefina, Gran Maestra durante un corto tiempo y así a lo largo del siglo XIX fueron creándose más Logias de Adopción, especialmente promovidas por la Gran Logia de Francia a fin de hacer participar a las mujeres en la vida intelectual y en la práctica de la solidaridad humana.

Estas Logias no se parecían a las del precedente, si bien seguían vinculadas a sus respectivas Logia adoptantes, sin embargo, la calidad y la naturaleza de sus trabajos eran las mismas que en las Logias masculinas.

Las Logias de Adopción siguieron trabajando hasta 1940. Durante el período de la Segunda Guerra Mundial, las Masonas fueron perseguidas y deportadas.

Es importante señalar que nuestro territorio colombiano no fue ajeno a las Logias de Adopción después de la Revolución francesa. Según lo establece nuestro Q:. H:. Américo Carnicelli en su obra: Historia de la Masonería Colombiana, Tomo I, el 28 de enero de 1867 el Supremo Consejo Neo-Granadino del Grado33 de Cartagena (hoy Supremo Consejo del Grado 33º para Colombia) en medio del gran fanatismo religioso de la época, autorizó el funcionamiento de la Logia femenina Estrella de Oriente. Esta Logia se componía de cinco grados adoptivos y se tiene conocimiento que en 1875 todavía trabajaba y no sabemos hasta que año, dice Carnicelli.

LA MASONERÍA MIXTA

Marie Deraismes, una demócrata humanista y periodista, apóstol de la emancipación femenina quien colaboraba en numerosas reuniones, destacándose por su gran talento como oradora y donde su reputación fue tal que la Logia Los librepensadores de Pecq (localidad próxima a París) decidió iniciarla el 14 de enero de 1882 en nuestros augustos misterios. Convirtiéndose de esta manera en la primera mujer iniciada en una Logia masculina. Este hecho trajo una viva polémica y cuatro meses después la Logia del Pecq no tuvo otra alternativa que abandonar la obra emprendida

Después de diez años de vanos esfuerzos para abrir las puertas de la Masonería a las mujeres, Marie Deraisme junto a Anne Feresse, el senador y consejero de París, Georges Martin, convencido del papel que las mujeres debían desarrollar en la sociedad militaba por sus admisiones en la Francmasonería; a esta ardua labor se le sumó su esposa Marie Martin y lograron crear la primera Logia mixta del mundo: Le Droit Humain (El Derecho Humano) el 4 de abril de 1893 donde fueron iniciadas dieciséis mujeres. Una de las particularidades de esta federación, es ser la primera y única en el mundo en constituirse a escala internacional. Tiene el Supremo Consejo en Francia, federaciones nacionales y jurisdicciones en más de sesenta países.

El Derecho Humano posee tres rasgos distintivos considerados como básicas y que marcan su originalidad:

La Mixticidad: Hombres y mujeres trabajan en común y en completa igualdad de acuerdo a una espiritualidad humanista en el respeto a las diferencias individuales y culturales de cada uno.

El Mundialismo: Su internacionalismo se apoya sobre una fraternidad humana realizando la unidad en la diversidad. Cada Federación guarda su autonomía respetando la estructura internacional, cimiento de la unidad.

El carácter Iniciático: Por su búsqueda adogmática de progresos personales en valía humana.

Las ceremonias en El Derecho Humano se desarrollan según los rituales del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. En cada país, las Logias trabajan en su propio idioma.

El Derecho Humano extendió rápidamente su implantación en la Europa continental y en Inglaterra a partir de Annie Besant, conocida feminista y amiga de Ghandi, que la extendió en Asia. Después Antoine Muzzarelli introdujo El Derecho Humano en los Estados Unidos de América, así como otras personalidades lo propagaron en América del Sur y Oceanía.

En América del Sur destacamos, entre otras, la Gran Logia Mixta de Chile por ser la más antigua que viene trabajando bajo la Obediencia del Derecho Humano.

Gran Logia Mixta de Chile

Transcurría el año de 1929 cuando fue invitado a Chile el I:. P:. H:. Curuppumullaje Jinarajadasa a dictar un ciclo de conferencias. Nacido en 1875, Ceilán, India y proveniente de una familia budista de grandes valores humanos. Jinarajadasa, fiósofo de profesión miembro del Supremo Consejo del Grado 33º de la Orden Masónica Mixta Internacional “Le Droit Humain”, se enteró de los deseos de un grupo de HH:. de la Gran Logia de Chile en fundar una Logia mixta. Inmediatamente interpuso sus buenos oficios en París.

El 23 de de febrero de 1929 recibieron los HH:. de Chile la autorización para crear una Logia mixta y dos días después el I:. P:. H:. Curuppumullaje Jinarajadasa estaba presidiendo la consagración de la nueva Logia Igualdad Nº 1. Este acto fundacional corresponde al origen de la actual Gran Logia Mixta de Chile.

En Colombia también existen logias bajo la Obediencia del Derecho Humano; por ejemplo, tenemos la Resp:. Log:. JACQUES DE MOLAY Nª 1.545 del Or:. de Pereira, tenemos otra en Bogotá y Cali.

Debemos destacar que en la ciudad de Barranquilla igualmente viene trabajando bajo la misma Obediencia (El Derecho Humano) desde la década de los ochenta del siglo pasado, la Respetable Logia Simbólica LUZ DEL CARIBE Nº 1.477, hoy bajo el mallete del I:. P:. H:. Dino Manco Bermudez, distinguido sociólogo de esta ciudad, escritor y docente universitario, quien viene desarrollando una magnifica labor al frente de este Respetable Taller.

Asimismo es de resaltar que en la ciudad de Barranquilla acaba de nacer la Confederación Colombiana de Logias Masónicas (con Carta Patente expedida por el Gran Oriente de Francia el 5 de diciembre de 2006, el mismo que le emitió la Carta Patente al hoy Supremo Consejo del Grado 33 Para Colombia, que viene trabajando desde 1833) e inició a 19 prestantes damas de esta ciudad el 5 de mayo de 2007, las cuales se distinguen por su gran capacidad intelectual, profesional, académica y los aportes que desde ya le vienen haciendo a la Francmasonería colombiana.

Hoy en día ya existen muchas opciones de Masonería Mixta en el mundo, donde la mujer participa en nuestra Institución en iguales condiciones que el varón. En América sobresalen por ejemplo:

Gran Oriente Latinoamericano (GOLA)

Este Cuerpo Masónico tiene por misión primordial contribuir a la unión de los hombres y mujeres de Latinoamérica en una sola y grande Nación Fraternal, Libre y Democrática, mediante la Colaboración y la Solidaridad.

El GOLA nace como consecuencia de la dictadura impartida por Pinochet a partir del nefasto 11 de Septiembre de 1973 de ingrata recordación para la Masonería chilena e internacional, donde fue asesinado vilmente nuestro Q:. H:. Salvador Allenede. De igual manera, en esta dictadura cayeron numerosos Masones; otros fueron arrestados, torturados y “desaparecidos”, y otros fueron forzados al exilio. Muchos de estos HH:. se instalaron en Europa donde fueron acogidos por diferentes Obediencias Masónicas francesas, en especial el Gran Oriente de Francia (G. O. F.).

Tiempo después nace el «Gran Oriente de Chile en el Exilio», constituido por HH:. y HHnas:. exiliados en diferentes países europeos. La Carta Patente le fue otorgada por el G. O. F. el 21 de junio de 1984 De este modo los HH:. aprendieron a tratar a nuestras Hermanas como sus iguales. Al año siguiente ingresan a CLIPSAS y muchos HH:. y HHnas:. de Argentina, Bolivia, Perú y Uruguay se suman a los chilenos, incorporándose a la R:. L:. Lautaro Nº 1 en París; asimismo, numerosas HHna:. francesas miembros del Derecho Humano y de la Gran Logia Femenina de Francia participaban en sus trabajos, que después impulsaron en 1987 la creación de una nueva Logia en Paris: «Union Universal» N° 4.

Más tarde la unión y el entusiasmo de estos HH:. y HHna:. los condujeron a crear una nueva Masonería para América Latina. Es así cómo el 12 de agosto de 1990 (después de haberse logrado nuevamente la democracia) en Concepción de Chile, la VII Gran Asamblea acordó por unanimidad de los delegados de cada Logia participante cambiar la designación de la Obediencia por la de «Gran Oriente Latinoamericano» (GOLA), sin alterar la estructura y organización original.

Gran Oriente de la Francmasonería Mixta Universal (GOFMU)
Esta es una Obediencia Masónica mixta Independiente porque no está vinculada a ningún interés de grupo, sea ideológico, político, religioso, económico, ni de ninguna otra categoría. Es un eslabón más de la inmensa Cadena de Unión de la Francmasonería Universal, fielmente respetuosa de los Usos y Costumbres tradicionales. Sus únicas divisas son: Libertad, Igualdad y Fraternidad, y la de la Masonería Liberal del presente de Libertad Absoluta de Conciencia.

Entre los años 1990 y 1991 por motivos laborales y profesionales se unieron –en Montevideo, Uruguay– varios HH:. y HHna:. Francmasones provenientes de Europa de diversos círculos Masónicos. Pronto sintieron la dificultad de inserción Masónica en el medio uruguayo. La mujer, hasta ese momento, no contaba con espacios de trabajo Masónico en los cuales pudiera participar. De esta forma surge la idea de crear Talleres Masónicos Mixtos, es decir, en perfecta igualdad para hombres y mujeres.

Con el tiempo se fueron iniciando muchos HH:. y HHna:., y poco a poco se fueron organizando, hasta que en en 1994 se creó el Triángulo, luego Logia, “Librepensadores”. En 1997, los Talleres “José Garibaldi” y “Armonía”; en 1998 “Fraternidad”, en 1999 “José Miguel Carrera”.

El 10 de Diciembre de 1998, día del 50 Aniversario de la Declaratoria de los Derechos Humanos por parte de las Naciones Unidas, una entusiasta Asamblea General de Maestros Masones se constituyó como Asamblea Fundacional del Gran Oriente de la Francmasonería Mixta Universal.

LA MASONERÍA FEMENINA

Ya hemos dicho que la mujer no fue libre durante muchos siglos; que vivía bajo el amparo de su padre o de su marido. Pues, al liberarse de esa protección es lógico que haya pensado en liberarse totalmente. Asimismo, excluida de todos los movimientos de pensamiento, sobre todo en estos tiempos cuando hablamos de postmodernidad en que se reivindica con esmero el derecho a tener plena actividad y donde además existe la posibilidad de progresar espiritual y moralmente.

La Masonería en su historia ha evolucionado y sigue evolucionando, dependiendo de los cambios en la mentalidad social, muchos de ellos propiciados por los mismos Masones. A lo largo de nuestra historia ha habido diferencias de conceptos que han dado lugar a la creación de diversas Obediencias Masónicas. Luego, no podemos quedarnos en una Masonería estática. La Masonería tiene que ir a la par de los adelantos científicos, tecnológicos y en especial al desarrollo social. Por tanto, debemos trabajar por una Masonería más dinámica. No queremos decir con esto que hay que violar los Antiguos Usos y Costumbres de nuestra Institución, pero sí debemos abrir una gran discusión en torno a la notable cantidad de listados de Landmarks inventados –por la mala interpretación de los antiguos documentos de la Francmasonería– por muchos HH:. a finales del siglo XVIII y comienzos del IXX, sobre todo el que excluye a la mujer para que ingrese a la Masonería. También estamos planteando la necesidad de revisar, discutir y reflexionar sobre algunos principios de nuestra Orden contenidos en las Constituciones de Anderson desde 1723 y que están vigentes. Por ejemplo, muchos HH:. siguen apegados a la aplicación estricta de estas Constituciones en que la Francmasonería proviene de una profesión de hombres. Eso es cierto en parte del tiempo, porque la Masonería Operativa estaba conformada por HH:. constructores y arquitectos de la época; pero además, existen pruebas documentales en donde encontramos un prestigioso nombre femenino entre los de esos “constructores de catedrales”: el de Sabine de Pierrefonds, hija de Hervé de Pierrefonds, más conocido por la forma germánica de su nombre: Erwin von Steinbach, que le fue dado por su participación en la construcción de la catedral de Estrasburgo. Sabine esculpió también algunas de las estatuas de Notre Dame de París. Claro que obras como las catedrales, cuya construcción duró tres o cuatro siglos, necesitaron más de un maestro de obras y es muy probable que Sabine de Pierrefonds no fuese la única mujer que trabajaba en estas obras. Asimismo, existen muchos otros ejemplos –que los podemos encontrar en nuestro libro «Antiguos Documentos de la masonería, antes de 1717»– documentales donde se comprueba la participación de la mujer en la Masonería Operativa.

También expresamos en el libro citado que los más antiguos de estos documentos han sido llamados los Old Charges, encontrados la mayoría de ellos en Inglaterra. Casi todos desaparecieron en el incendio de la Logia “San Pablo” –hoy Logia Antigua Nº 2– de Londres. No obstante, algunos autores como Ricardo de la Cierva en su obra “El Triple Secreto de la Masonería” nos hace ver que fue el pastor protestante Juan Teofilo Désaguliers, quien por su cuenta y riesgo, tuvo la fementida ocurrencia de quemar casi todos los documentos de la Masonería antigua u Operativa en 1719, sin dignarse dar una explicación. Nadie ha aclarado esta absurda y antihistórica cremación, aunque algunos apuntan debido, talvez, a que Désaguliers, como buen Masón especulativo, profesaba el deísmo y deseaba borrar en lo posible las huellas confesionales católicas de la Masonería antigua. A pesar de esto, lograron salvarse dos importantes manuscritos antiguos de la Masonería Operativa: el Manuscrito Regius y el Manuscrito Cooke.

Es interesante recordarles a los HH:. y Hnas:. que Désaguliers, cuya familia se afincó en Inglaterra para huir de las persecuciones de la Corona francesa contra los hugonotes, es uno de los principales fundadores de la Masonería Especulativa, seguramente más importante que el propio pastor Anderson y formó parte del equipo redactor de “Las Constituciones de Anderson”.

A pesar de todo lo expresado, la Masonería especulativa que conocemos hoy le abrió las puertas a todas las profesiones. Pero hoy día las mujeres también ejercen las profesiones igual al de los hombres: de arquitecto, ingeniero, médico, abogado, economista, etc. y sus actividades no se centran sólo en los quehaceres del hogar y en la procreación; es más, después de ejercer su profesión y al llegar a casa, la mujer todavía sigue trabajando porque debe atender a su pareja y el resto de familia, costumbre esta que ha ido disminuyendo con las nuevas generaciones. Igualmente podemos señalar que el papel de la mujer en el campo político, socioeconómico y cultural ha sido de gran significación en el desarrollo de la humanidad. Por lo que algunos Grandes Orientes, como lo hemos visto, han facilitado el trabajo Logial de la mujer mediante su participación activa en las Logias de Adopción, Mixtas y Femeninas, tan antiguas como las Logias Masculinas. Es así cómo en Francia, Inglaterra, España, Estados Unidos de América y en países Latinoamericanos, entre ellos Colombia, existen tales organizaciones legalmente constituidas, bien por dispensa de un Gran Maestro o por el libre ejercicio del derecho de asociación dentro de un estilo de Masonería universalmente aceptado.

Pero a toda esta discusión y reflexión surge un interrogante, ¿Por qué una Masonería femenina? De acuerdo a la Gran Logia Femenina de Francia, la finalidad de una Logia estrictamente femenina, no consiste en aislar a las mujeres. No olvidemos que la mujer ha vivido en un mundo elaborado por y para el hombre. Por tanto, las mujeres deben estudiar los problemas y sólo ellas pueden profundizarse en sí misma, debido a que necesitan repensar los asuntos desde el punto de vista específico femenino. En consecuencia, las mujeres trabajan solas para luego reunirse con los hombres y así abordar las cuestiones comunes en un plano de absoluta igualdad.

Según la Gran Logia Femenina de Francia, los hombres sólo pueden asistir a sus reuniones como visitadores.

Con relación a las Masonas del Derecho Humano, manifiestan que la presencia de hombres que exponen sus pareceres, y la presencia de mujeres que después de escuchar y opinar a su vez, permite que la mujer progrese más rápidamente.

Otra diferencia entre las Obediencias Mixta y Femenina, consiste en que la Obediencia y los trabajos de la primera están dirigidos sólo por mujeres, en cambio en la segunda, hombres y mujeres se distribuyen los cargos, lo que en algunas ocasiones no deja de tener problemas.

Lo cierto es, que cualquiera de las dos Obediencias, al trabajar por su propio perfeccionamiento, en el ambiente particular de su Logia, las Masonas están convencidas de que por la educación puedan dar a sus hijos y por su ejemplar comportamiento, la humanidad podrá progresar y conocer merced a la tolerancia: la Libertad, la Paz y la Justicia.

PRIMERA OBEDIENCIA FEMENINA

Casi dos siglos después de haber alcanzado la mujer su participación en la Francmasonería –cuando el Gran Oriente de Francia autoriza oficialmente las Logias de Adopción– logra en vista de su persistencia que le sean reconocidos sus derechos de igualdad y de emanciparse de la Masonería que venían practicando. Es así cómo este mismo Oriente en 1935, decide dar a sus Logias de Adopción completa independencia y les contribuye a crear su propia Obediencia o Federación. Esta determinación lastimosamente no se pudo llevar a cabo inmediatamente, debido a que en los años posteriores Europa se encontraba en medio de una conflagración bélica como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

Sólo hasta el 21 de octubre de 1945, la Unión Masónica Femenina de Francia celebra su primera Asamblea General. En 1952, adopta su nombre definitivo: Gran Logia Femenina de Francia, y en 1959 abandona el Rito de Adopción para trabajar en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el mismo que utilizaban los hombres.

La Gran Logia Femenina posee un Consejo Federal y un Supremo Consejo. Se compone de unas ochenta Logias en Francia, tres en Suiza, tres en Bélgica y desde los ochenta auspicia varias Logias en España. En la actualidad, la Gran Logia Femenina tiene más de tres mil miembros.

Según lo que hemos visto, podemos concluir que ha sido la Masonería Femenina francesa, la que primero en el siglo XVIII y luego en el XX, luchó con tenacidad por su independencia y por su evolución espiritual y moral. A ella le debemos que hoy en el mundo existan muchas Obediencias estrictamente femeninas independientes, de Rito Escocés Antiguo y Aceptado: La Gran Logia Femenina de Francia, La Gran Logia Femenina de Bélgica, La Gran Logia Femenina de Suiza, La Gran Logia Femenina Tradicional de Italia, La Gran Logia Femenina Alma Mexicana. Asimismo, existen Grandes Orientes Femeninos en Inglaterra, Estados Unidos de América, en Chile, Argentina. Brasil, Bolivia, Perú, etc.
-

2 comentarios:

Sara dijo...

La mazoneria en si me parece una construccion entre los seres humanos, uno puede ir aprendiendo del pensamiento del otro ya que es un bien para uno mismo y los demas. El ser humano esta en todo momento predestinado por nuestro Dios en todo lo que realicemos en nuestra vida cotidiana , espiritual y sin el esto no seria posible ya que nuestro Dios creador del universo creo todo lo que esta a nuestro alrededor y nos creo sobre todo a los seres humanos a su imagen y semejanza por eso la masoneria se avoca tambien a la construccion del ser humano como principal artifice de su propio mundo partiendo del mismo para ayudar a los demas , haciendo el bien comun entre todos los hermanos y ayudandose mutuamente.La masoneria para mi tiene un gran significado ya que quiere el bien comùn de todos los seres humanos en si.buscando siempre la paz , confraternidad y compresi``on entre las personas.

Martha Rincón, Centro Comercio y Servicios, Programa Salud dijo...

Soy estudiante de diseño gráfico y ciudadana barranquillera.
Quisiera saber de que forma pudiese aspirar a integrarme a una logia masonica; me interesaría mucho, ya que de lo que he leido sobre el perfil de un mazon,creo que tengo lo necesario para serlo, pero no se de que forma proceder por el hecho de ser mujer.
agradezco su atencion

Cargando...