jueves, 24 de octubre de 2013

Homenaje al Q.•. H.•. José Stevenson Collante, 33º

Por: Mario Morales Charris, 33º
Ex Gran Maestro de la Muy Respetable
Gran Logia del Norte de Colombia

Palabras del Ilustre y Poderoso Hermano Mario Morales Charris, 33º, presidente de la Sociedad Hermanos de la Caridad, en el homenaje que se le rindió al Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante el sábado 19 de octubre de 2013.

I.·. P.·. H .·.Mario Morales Charris, 33º
Presidente de la Sociedad Hermanos de la Caridad


Sr. Gerente de la Sociedad Hermanos de la Caridad, Ilustre y Poderoso Hermano Emilio Moscote Pérez; Sres. Miembros de la Junta Directiva de la Sociedad Hermanos de la Caridad; Muy Respetable Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, Querido Hermano Jaime Castilla Camacho; ex Grandes Maestros, José Morales Manchego y Ricardo Varela Consuegra; Venerables Maestros de la jurisdicción; Querido Hermano Álvaro Ashton Giraldo, Senador de la República; Querido Hermano Rachid Nader Orfale, rector de la Universidad Libre, seccional Barranquilla; Dr. Antonio Vallejo Morales, ex rector de la Universidad del Atlántico, Queridos Hermanos todos, apreciadas cuñadas, señoras y señores.

El I.·. P.·. H.·. José Stevenson Collante rodeado de su familia.

Saludamos con especial atención a nuestra cuñada y esposa del Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, Dra. Florinda Del Vechio, a sus hijos: Adlai, José Julio, Jorge Luís, Ana María, Augusto Ariel, Ramiro De Jesús, Mariluz, Marta Luz, José Luís e Iván Enrique; a sus hermanos carnales, Isolina, Joaquín y Orlando, quienes vinieron desde Remolino, Magdalena.

Hoy, la Sociedad Hermanos de la Caridad, la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia y la Francmasonería en general se encuentran de pláceme, en razón de rendirle este merecidísimo homenaje al Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante como reconocimiento a sus cualidades intelectuales y morales con la que ha brillado a lo largo de su vida, haciendo significativos aportes a la Francmasonería, a la educación y a la sociedad en general.

Este ilustre hermano, a quien cariñosamente le llamamos «Pepe», nacido en Remolino y quien este 31 de diciembre llega nada menos que a sus 90 años de nacido. Hizo su primaria en su pueblo natal, el bachillerato lo realizó como becario del colegio Liceo Celedón de la ciudad de Santa Marta, y se graduó como ingeniero químico del Instituto Tecnológico del Atlántico, hoy Universidad del Atlántico.

Parte del público presente en el homenaje.

Precisamente fue en 1967, en la Universidad del Atlántico donde conocí al Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, cuando ingresé a estudiar economía, y él era docente de las Facultades de Ingeniería Química y Química y Farmacia.

En 1975 ingresé como docente de la mencionada Alma mater y nuestra amistad se fortaleció. A partir de ese momento son muchas las anécdotas que tenemos que contar desde el punto de vista académico y social. Por otra parte debemos destacar que el Hermano José “Pepe” Stevenson Collante, antes de ingresar a la Masonería, cumplía con una de las misiones de nuestra Institución como es la de instruir al ignorante; de esta manera, se desempeñó como docente en varias universidades de la ciudad de Barranquilla. Asimismo, fue miembro de los consejos directivos de las universidades Autónoma del Caribe, del Atlántico, Libre seccional Barranquilla y rector de estas dos últimas universidades.

El I.·. P.·. H.·. José Stevenson Collante rodeado de un 
grupo de Hermanos Masones.

A la Francmasonería ingresó hace unos 56 años, donde se desempeñó como Venerable Maestro en 4 ocasiones de la Respetable Logia El Siglo XIX Nº 24-1, Logia que trabaja bajo la jurisdicción de la Muy Respetable Gran Logia Nacional de Colombia; Venerable Maestro de la Respetable Logia Amistad Nº 4, quien trabaja bajo la obediencia de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia; Gran Maestro tanto de la Muy Respetable Gran Logia Nacional de Colombia como de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia; presidente de la Confederación Masónica Colombiana (C. M. C.). Igualmente fue miembro activo del Supremo Consejo del Grado 33º para Colombia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado


El Ilustre y Poderoso Hermano José Stevenson Collante, se ha distinguido como tratadista e investigador Masónico. Tiene publicado, además de muchos artículos y ensayos, el libro Perfiles Masónicos. A él le debemos, cuando fue Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, la revista Plancha Masónica que circula a nivel nacional e internacional, que hoy tengo el privilegio de dirigir y va por el número 40. También le debemos (junto con los Hermanos Leonello Marthe Zapata y Largión Barros De la Hoz, los dos en Oriente Eterno) el renacer de la revista El Misionero en su segunda etapa. Revista laica de los intereses de la Sociedad Hermanos de la Caridad, Institución a la que pertenece nuestro distinguido Hermano José Stevenson como miembro activo, de la cual fue vicepresidente y presidente encargado en diferentes períodos.

Del mismo modo debemos destacar que el Querido Hermano Stevenson fue creador de la Biblioteca Pública Julio Hoenigsberg. En efecto, el 24 de noviembre de 1984, en el marco de la conmemoración del 120º aniversario de la Logia El Siglo XIX, investido como Gran Maestro de la Muy Respetable Gran Logia Nacional de Colombia, leyó un decreto de honores, según el cual se dio el nombre de Biblioteca Julio Hoenigsberg a la sala de lectura de la Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Barranquilla.
Biblioteca Pública Julio Hoenigsberg

Once años después un grupo de ilustres ciudadanos, miembros de la Gran Logia del Norte de Colombia, con la divisa de “combatir la ignorancia”, deciden convertir la Sala de Lectura Julio Hoenigsberg en una biblioteca pública en honor al destacado intelectual que tanto lustre le dio a Barranquilla y a la República de Colombia. Por los datos expuestos, es conveniente tener bien claro que la ignorancia es la fuente de todos los males y de todos los errores que afligen a la humanidad. Este mal es inevitable cuando es hijo de la falta de aptitud individual; sin embargo, por desgracia aún sucede frecuentemente, es debida a la falta de medios empleados para combatirla, a la negligencia o al cálculo de los profanos y aun de los gobiernos, entonces es un verdadero crimen.

Así tenemos que el hombre de bien es perseguido, el pensador vilipendiado, el inventor despreciado. Es Job en su féretro; Prometeo en su roca; De Molay en su hoguera; son los filósofos y herejes sacrificados por los partidarios de la inquisición; los intelectuales arrojados al exilio por pensar diferente. Es todo aquel que sufre por una causa justa; todo libertador que sucumbe por la humanidad. Preguntamos: ¿Cuántas veces no fue perseguido y vilipendiado nuestro Querido Hermano José Stevenson por sus múltiples valores masónicos, su temple y decir siempre la verdad?

El I.·. P.·. H.·. José Stevenson Collante en medio de su
esposa, Dra. Florinda Del Vechio y  del Q
.·. H.·. 
y Senador de la Rep. de Col. Álvaro Ashton Giraldo

No obstante, Hiram no es sólo el justo, sino también la justicia. Es la libertad violada. Es la civilización amenazada por la invasión. Es la cultura intelectual y moral de un pueblo minado por la superstición y el fanatismo. Es la idea de progreso, bajo todas sus formas, contenida tanto por los sofismas como por las persecuciones.

Felizmente, la vegetación de la mentira y del error es efímera: crece a veces, rápida y avasalladora, pero su savia es débil y enfermiza, se agota al fin; mientras que la vegetación de la verdad y la justicia, aunque lenta, es indestructible. Inútiles fueron ya las intrigas, las persecuciones, todas las violencias y recursos a que apelaron aquellos traidores, que bajo la careta de leales discípulos del Maestro buscaron fundar su despotismo personal como sucedió a finales de la década de los ochenta del siglo pasado cuando fueron expulsados los Hermanos de la Respetable Logia del Caribe No. 3, entre ellos el Hermano «Pepe» Stevenson.

En primer plano, José Luis e Iván Enrique Stevenson.

Pero la libertad y la justicia, la civilización y el progreso son fuerzas indestructibles, como lo acabamos de señalar, que, como Hiram, pueden sufrir un eclipse momentáneo, pero que, al igual que los Hijos de la Luz, persisten y viven bajo la rama de acacia hasta que amanezca el día en que la humanidad toda desee romper las cadenas de la mentira, la ignorancia y la ambición que mantienen en vilo el progreso de la humanidad. A pesar del ritmo, de las detenciones y retrocesos, la evolución marcha hacia un porvenir mejor. En particular, y como resultado de todo esto nace la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, donde el Ilustre y Poderosos Hermano José Stevenson fue uno de sus fundadores.

Diez años después fungía como Venerable Maestro de la Respetable Logia Amistad No. 4. Tiempo que estuvimos en el limbo los Hermanos Fulvio Viñas Ramos, Álvaro Ashton Giraldo y mi persona. De esta manera el Querido Hermano Stevenson nos invitó a que nos afiliáramos a su Logia y efectivamente así sucedió.

Los Dres. Osvaldo Del Castillo, presidente de la Soc.
de Ingenieros Químicos del Atl. y Antonio Vallejo,
ex-rector de la Universidad del Atlántico

Entre tanto la crisis de valores se ha instalado prácticamente en todos los pueblos. El hombre cada vez se encuentra más solo, enfrentado a su entorno. La indiferencia ante los problemas de los demás está cada vez más arraigada en nuestra conciencia. Hace falta un modelo, lo suficientemente flexible y pluralista, que armonice nuestras necesidades con los demás.

Ante esta actitud de soledad y desorientación ante la vida, el Hermano José Stevenson Collante señala en el libro Fundamentos del Simbolismo Masónico “(…) La Masonería tendrá que jugar un papel preponderante en la historia de la civilización en el próximo milenio (…)” “(…) venciendo dificultades y persecuciones, para instalar el imperio de la Libertad, de la Igualdad, de la Tolerancia y de la Fraternidad, como símbolos de unidad entre hombres y pueblos (…)” “(…) Por ello libra batallas para desterrar la ambición, la soberbia, la hipocresía, la tiranía y la ignorancia que son las eternas plagas de la sociedad (…)”.

Así pues, la solución a los múltiples problemas que sufre nuestra sociedad (como son, entre otros la hipocresía social, la indiferencia ante el dolor ajeno y un largo etcétera) se pueden encontrar, en parte, en el espíritu Masónico, que consiste especialmente en poner a trabajar nuestra mente, nuestra voluntad y nuestra efectividad en función de la sociedad.

Los HH.·. Jesús Acevedo  y Rachid Nader Orfale, rector de la
Universidad Libre del Atl. y la Dra. María Fernanda C.

Para que la mente individual y colectiva desarrolle toda su potencialidad es necesario que esté liberada de todo dogmatismo, de toda alienación, es decir, de todo aquello que le conduzca a la pereza intelectual y física.

Por su parte, la ética Masónica favorece el gusto por la investigación, el deseo de búsqueda de soluciones, el pensamiento crítico poniendo un freno así al dogmatismo y a la intolerancia.

El comportamiento tolerante es un claro signo de madurez y de paz interna. Es, generalmente, intolerante el que tiene miedo, el que se siente inseguro, el que piensa que su verdad es la única existente. La tolerancia Masónica es fruto de la confrontación tranquila con la verdad del otro. No confundamos tolerancia con apatía, con dejar de hacer, con indiferencia, con resignación. La práctica de la tolerancia exige de nosotros lucidez, coraje, ecuanimidad, para apartar toda manifestación de fanatismo y de imposición, ya que todos los hombres tenemos el mismo origen y el mismo destino entre un punto de partida y un punto de llegada.

Los HH.·. Rogelio Pérez, José Daza y Luís Pimienta con los
profesores Rafael López L.y José G. Coley

Quiero finalizar diciendo, que si nuestro Querido Hermano José Stevenson Collante, hombre intelectual, ejemplar y virtuoso, hubiese nacido en la época de los antiguos pensadores griegos, hoy lo llamaríamos «El sabio Pepe Stevenson». Gracias «Pepe» por haberte conocido, por ser mi amigo, mi hermano y en general, por tenerte entre nosotros.

Un triple abrazo fraternal.

Ha sido mi palabra...

Entrega de placa.

Después de mi intervención, de acuerdo al orden de la programación, nos tocó entregarle una placa otorgada por la Sociedad Hermanos de la Caridad a este ilustre hermano, en la que se destacan sus cualidades intelectuales y morales con los que ha brillado en su vida, haciendo significativos aportes a la Masonería, a la educación y a la sociedad en general.


Brindis.



El acto en el Salón Cultural Eusebio De la Hoz concluyó con un brindis, poniéndonos de pie, cargando la pólvora y alzando nuestros cañones expresamos: ¡Salud!, ¡Fuerza! y ¡Unión..! ¡Fuego!, más ¡Fuego! y siempre ¡Fuego..!

Seguidamente nos trasladamos al frente de la Sede Cultural de la Sociedad Hermanos de la Caridad para que nuestro I.·. P.·. H.·. José Stevenson Collante develara el nombre de la misma. Allí se leyó la resolución No. 002 de 2013, expedida por la Sociedad Hermanos de la Caridad, la cual podéis ver haciendo "clic" en el siguiente enlace: Sede Cultural José «Pepe» Sevenson Collante

Integración en el «Salón Cultural La Oca».



Por último, pasamos al «Salón Cultural La Oca» donde departimos fraternalmente con el homenajeado, su familia, amigos y HH.·. Masones, dando por clausurado este gran homenaje.

________________________
Stevenson Collante, José. Misión y Visión de la Francmasonería en FUNDAMENTOS DEL SIMBOLISMO MASÓNICO. Comité de Instrucción Masónica 1997 – 1998. Gran Logia del Norte de Colombia. Barranquilla, Colombia. 1998. P. 19.