martes, 10 de febrero de 2009

La Biblia de Lincoln y Obama



Por: Mario Morales Charris 33º
Past Ven.·. Maest.·. Resp.·. Log.·. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp.·. Gr.·. Log.·. del Norte de Colombia
Pres.·. Gran Tribunal Soberano «Lázaro Bravo Maury», Cám.·. 31°


La Biblia que utilizó Abraham Lincoln, uno de los tesoros más preciados en la Biblioteca del Congreso, para su posesión como presidente decimosexto de los EE. UU. de América del Norte el 4 de marzo de 1861, fue comprada de modo apremiante por William Thomas Carroll, asistente de la Corte Suprema, pues la de la familia Lincoln no estaba disponible porque iba empacada con las demás pertenencias desde su casa en Springfield, Illinois a la Casa Blanca.

El libro sagrado de 1.280 páginas fue editado en 1853 por la Oxford University Press. Mide 15 centímetros de alto por diez de ancho y 4,5 de profundidad. Está encuadernado en terciopelo púrpura y reforzado con bordes metálicos bañados en oro. En el centro de la tapa se encuentra una placa metálica, igualmente recubierta en oro, en la que se halla grabado el título «Sagrada Biblia».

Le correspondió a Roger B. Taney, presidente de la Corte Suprema, tomarle el juramento a Lincoln, quien lo hizo bajo la sombra de una cúpula del Capitolio sin terminar con su mano derecha sobre la Biblia donde expresó: «Yo, Abraham Lincoln, juro solemnemente que desempeñaré legalmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos, y que daré lo mejor de mi capacidad, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos». Luego besó el libro, siguiendo una tradición iniciada por el Querido Hermano George Washington.

Como constancia de lo anterior, en el reverso del libro, junto al sello del Tribunal Supremo, encontramos una anotación en la que se lee: «Yo, William Thomas Carroll, asistente del citado tribunal, certifico que esta copia de la Sagrada Biblia es aquella sobre la que el honorable R. B. Tanney, presidente del susodicho Tribunal, administró a su excelencia Abraham Lincoln el juramento del cargo de presidente de EE.UU.»

W. T. Carroll le entregó la Biblia a la familia de Lincoln, donde permaneció hasta 1928, cuando fue donada a la Biblioteca del Congreso por Mary Harlan Lincoln, la viuda del hijo de Lincoln, Robert Lincoln Todd. Desde entonces el mencionado volumen permanece en la Biblioteca del Congreso, en la división de Libros Raros y Colecciones Especiales. El ejemplar ha sido utilizado en exposiciones sobre la historia de Lincoln y presidenciales.

El experto librero Clark Evans, versado en los volúmenes de la Biblioteca del Congreso, ha manifestado que se viene trabajando con el Servicio Secreto en un plan para proteger a la Biblia de los elementos extraños que se encuentran en el medio ambiente y que puedan afectar la mencionada obra.

Como hecho curioso 148 años después, de haberse juramentado Lincoln para su primer período presidencial, lo hizo Barack Obama como 44º presidente de Estados Unidos de América del Norte, el martes 20 de enero de 2009, utilizando la misma Biblia.

La investidura tuvo lugar en las escaleras del Capitolio, en la escalinata occidental del edificio del Congreso. Ha sido costumbre que el Presidente electo tome posesión del cargo en la sede del poder legislativo.

Obama fue el primer presidente investido en emplear la Biblia de Lincoln desde 1861. El histórico ejemplar es parte de las colecciones de la Biblioteca del Congreso como ya lo hemos expresado.

Un mes antes de la posesión de Obama, en un comunicado emitido por Emmett Beliveau, director ejecutivo del Comité Presidencial Inaugural (PIC), manifestaba: «El presidente electo Obama se siente profundamente honrado de que la Biblioteca del Congreso haya puesto a su disposición la Biblia de Lincoln para ser usada durante su juramentación».

Beliveau también señaló que: «El presidente electo está comprometido a tener una inauguración que celebre la unidad de Estados Unidos, y el uso de esta Biblia histórica le dará una conexión poderosa con nuestro pasado común y nuestra herencia común».

Si bien no hay requisitos constitucionales para el uso de una Biblia durante el acto de juramentación, tradicionalmente los presidentes han adoptado una para la ceremonia.

Obama sonrió mientras su esposa Michelle sostuvo la Biblia para que él pusiera su mano izquierda encima y prestara el juramento conducido por el jefe de Justicia estadounidense, John Roberts.

El presidente Obama ha expresado abiertamente su admiración por Lincoln, de quien dijo se pueden obtener inspiraciones en un momento en que la nación encara múltiples crisis. De hecho son muchas las coincidencias entre los dos mandatarios: uno y otro de figura larguirucha, naturales de Illinois, iniciaron sus campañas a la Casa Blanca en las escalinatas del Capitolio de Springfield, Illinois; abogados de profesión, primero fueron congresistas en el mismo Estado al que posteriormente representaron en el Congreso de Washington. Ambos piensan en la unidad y reconciliación nacional; plantean que no es un país de blancos o negros, o de republicanos o demócratas; proponen la defensa de la igualdad de oportunidades, la intervención del Estado en la economía, muy presente en la administración de Lincoln con una fuerte depresión, cuando defendía las obras públicas y la construcción de ferrocarriles, o la ayuda a los bancos, o también la creación de un banco público. Además, les aproxima su elocuencia virtuosa y su creencia en la fuerza de las palabras.

Para resumir, la ceremonia de posesión representa una parte esencial de la democracia norteamericana, llena de simbolismo y tradiciones. En el Capitolio podemos observar las distintas alegorías que ha tenido la nación en el curso de su historia, y la Biblia de Lincoln se mantendrá en exhibición, desde el 12 de febrero hasta el 9 de mayo, en la Biblioteca del Congreso como parte de las celebraciones del Bicentenario de su nacimiento.

Referencias Bibliográficas