martes, 9 de mayo de 2017

150 Años de la Sociedad Hermanos de la Caridad


(SESQUICENTENARIO)
MAYO 9 DE 1867 - MAYO 9 DE 2017

Por: Mario Morales Charris, 33º
Ex Gran Maestro de la Muy Resp.•. Gr.•. Log.•. del Norte de Colombia
Sob.•. Gr.•. Comend.•. Sup.•. Cons.•. Neogranadino del R.•. E.•. A.•. A.•.

Cementerio Universal

El 9 de mayo de 1867 el hermano Eusebio De la Hoz Pérez al presentarse a una reunión convocada por él en la casa del Sr. Don Eufrasio Sánchez, decía: (…) Vengo a comunicar a ustedes todos mi pensamiento, mi proyecto y el objetivo que impulsa mi idea –para que ella, después de comunicada a Uds. y de meditado estudio, si merece aprobación– entremos todos lleno a dar empuje al trabajo para desarrollar un plan certero y encauzarlo con toda formalidad hasta llegar al campo legal para realizar una obra que ha de ser admirada y alabada por la presente y las futuras generaciones, y que quede apoyada por la constitución y las leyes (…).

(…) La obra de que quiero ocuparme es la construcción de un cementerio amplio, suficiente, de exclusiva propiedad de esta corporación correctamente iniciada –y que para sus trabajos desde hoy nos prepararemos para formar una institución de Beneficencia y que nuestra corporación sea conocida con el nombre de “SOCIEDAD HERMANOS DE LA CARIDAD” para que seamos definitivamente los que aquí nos hemos reunido promotores y fundadores de la más noble institución de Caridad y Beneficencia iniciada que haya sido la obra del Cementerio y en ejecución sus trabajos, resolvemos la creación de un Templo en el barrio abajo para que perpetúe por nuestra iniciativa y con el nombre de IGLESIA DEL ROSARIO y al mismo tiempo propender al establecimiento de un HOSPITAL DE CARIDAD, obras todas, que deben ser iniciadas por esta Corporación fundada en esta fecha (…) (1).

JUNTA DIRECTIVA 2016 - 2018
De pie, izquierda a derecha: Sady Fernández Ramos, vocal; Federico Nobmann Santos, vocal;
Mario Morales Orozco, vocal; Luís Zuleta Guerrero, vocal, y Antonio Iginio Caro, vocal.
Sentados: Fulvio Viñas Ramos, gerente; Javier Gómez Armella, vocal;
Mario Morales Charris, presidente; Álvaro Ruiz Guerra, vice-presidente,
y Ramiro Stevenson Samper, vocal.

Pues bien, la Sociedad Hermanos de la Caridad, con personería jurídica otorgada el 14 de junio de 1907 por el Presidente de la República de Colombia, Dr. Rafael Reyes y su Ministro de Gobierno, Diego Euclides De Angulo Lemos, es una institución sin ánimo de lucro que tiene por misión servir a la comunidad barranquillera y su área metropolitana por cuantos medios legales y legítimos estén a su alcance. Considerada como una de la más antigua del Departamento del Atlántico, fundada el 9 de mayo de 1867 por un grupo de masones visionarios como Rodolfo Macías, Manuel Flórez, Eufrasio Sánchez, Enrique S. Pilgrán, Nicanor Hamburger, Gabriel Viloria, Julián Bernhardt, Agustino Altamar y Jorge Altamar.

Dr. Eusebio De la Hoz Pérez
Esta colectividad de masones estuvo liderada por el médico Eusebio De la hoz Pérez, en ese entonces de treinta y cuatro años de edad, miembro activo de la Respetable Logia El Siglo XIX Nº 24, recién constituida por el Supremo Consejo Neogranadino del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. En la actualidad, 150 años después no ha perdido su sentido social, ni sus valores fundamentales iniciales como son la tolerancia, el desinterés y la solidaridad, ni tampoco su compromiso con la calidad en los servicios que ella ofrece a la comunidad.

El Dr. Eusebio De la Hoz Pérez, filántropo notable y emprendedor ciudadano barranquillero, no agotó esfuerzo alguno en realizar obras benéficas a través de la Sociedad Hermanos de la Caridad. Con su perseverancia –como decía Ludwig Van Beethoven, “Haz lo necesario para lograr tu más ardiente deseo y acabarás lográndolo”– sacó adelante obras importantes en la ciudad, que luego de más de un siglo aún se conservan.

De esta manera, mediante Resolución Nº 120 del 3 de abril de 1869 del Concejo Municipal de Barranquilla (Estado Soberano de Bolívar, Estados Unidos de Colombia) le concede permiso a la Sociedad Hermanos de la Caridad para la construcción de un nuevo Cementerio Universal. Pues, el cementerio católico existente (en lo que hoy en día hace parte del sector de la Iglesia San José y la Biblioteca Departamental) se había copado luego de una epidemia que diezmó la población; además, por una disposición relacionada con la imposibilidad de enterrar no católicos o suicidas. Para tal efecto se le indicó el occidente de la ciudad y a distancia conveniente, un área de terreno que no baje de 200 m. ni exceda de 300 por cada lado. Era presidente del Concejo en ese entonces Don José Enrique De la Rosa.

El señor Eulalio Luna, alcalde de Barranquilla junto con su secretario, señor Ambrosio J. de Zúñiga y los comisionados por la Sociedad Hermanos de la Caridad, Dr. Eusebio De la Hoz Pérez y Rodolfo Macías, cumpliendo con lo dispuesto por el Concejo, se trasladaron al lugar designado previamente para medir el terreno el día 30 de junio de 1869.

El terreno cedido a perpetuidad por el Concejo Municipal del Distrito de Barranquilla fue registrado bajo escritura pública Nº 113 el 20 de julio de 1869, en la Notaría Provincial (hoy, Notaría Primera del Circuito) por Domingo Malabet, debidamente autorizado por el Presidente de la Sociedad Hermanos de la Caridad.

Tiempo después, el 17 de mayo de 1870, el magistrado de la Provincia de Barranquilla, Don Erasmo de Rieux Fernández en compañía de su secretario Lorenzo Molinares Sánchez, dictan la resolución mediante el cual aprueba la construcción del Cementerio Universal y la someten a consideración del Presidente del Estado Soberano de Bolívar, Don Manuel Amador Fierro, quien la aprueba bajo el número 185.

Don Erasmo de Rieux Fernández

En esta parte queremos destacar que Don Erasmo de Rieux Fernández, masón grado 33°, deísta cristiano, de pensamiento liberal y nativo del Municipio de Soledad, era hijo natural reconocido del General francés Luis Francisco de Rieux, quien acompañó a Don Antonio Nariño en la traducción y publicación de los Derechos del Hombre en 1793 y de María Concepción Fernández de Carantoña, natural de la Isla de Margarita, Venezuela. En su extensa y brillante hoja de vida como hombre libre y de buenas costumbres, resaltamos el de haber sido el primer alcalde del Municipio de Santo Tomás (2).

Pues bien, como quiera que el camposanto existente, además de estar copado, el Cementerio Universal nace como una respuesta a la intolerancia religiosa y política de la época, bendecido por Monseñor José Romero, obispo de Santa Marta el 13 de febrero de 1870.

Es importante resaltar la construcción de imponentes panteones que declaran en silencio majestuoso el exquisito gusto de sus deudos, y tal vez de los mismos difuntos, por dejar a las generaciones presentes y futuras efectivas obras de arte que muestren la grandiosidad de la parca.

Empleados de la Sociedad Hermanos de la Caridad, frente al arco
'In Memoriam' con motivo de los 150 años de existencia, .

El Cementerio Universal es considerado como el primer cementerio libre de Colombia en el cual yacen los restos de personajes que dejaron indeleble rastro en el acontecer de la literatura, de las artes, de la historia, de la política, de la industria, del comercio, en fin, en todas las actividades que marcaron un hito en la más universal de las ciudades de la República de Colombia como lo es la ciudad de Barranquilla. En esta egregia necrópolis habitan entre otros, personajes como: Eusebio De la Hoz Pérez, fundador de la Sociedad Hermanos de la Caridad y promotor de tres grandes obras que aún subsisten en nuestra ciudad: el Cementerio Universal, como ya lo hemos expresado, el Hospital General de Barranquilla y la Iglesia Nuestra Señora del Rosario.

Panteón de Manuel Ujueta Bisais

Manuel Ujueta Bisais, último secretario confidente del Libertador Simón Bolívar. Protector de los restos del Libertador. Dejó memorias que guardan respetables documentos que constituyen material interesante de estudio y confrontación. Clemente Salazar Mesura, gobernador de Barranquilla y Sabanalarga, cofundador del periódico «El Comercio» y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente.

Bóveda del Dr. Julio Höenigsberg Racedo

Julio Höegnisberg Racedo, destacado Masón, hombre de letras y famoso historiador. De su producción intelectual se conocen dieciséis tratados de historia. Su obra cumbre «Santander ante la Historia» (3 tomos) ha sido traducida a más de diez idiomas, entre ellos el ruso; director del periódico El Universal de Barranquilla; director de la Biblioteca Departamental del Atlántico; miembro correspondiente de Academias de historia de distintos países (Venezuela, Costa Rica, México y Argentina) y de Academias regionales de historia de nuestro país (Mompox, Cúcuta, Tunja, Cartagena, Popayán y Antioquia). Eugenio Baena, Presidente del Estado de Bolívar, Ministro plenipotenciario de Colombia ante Vaticano. José Ramón Vergara, historiador. Junto con Fernando Baena y con el patrocinio del Banco Dugán publicó en 1922 la importante obra «Barranquilla, su pasado y su presente».

Mausoleo del Dr. Julio E. Blanco

Julio Enrique Blanco De la Rosa, filósofo y humanista, senador de la República de Colombia, fundador de la Universidad del Atlántico. Adam Erwin, ciudadano norteamericano, quien vino con la misión presbiteriana, fundador del Colegio Americano.

Tumba del Dr. Elías Muvdi

Elías Muvdi, abogado, filólogo, miembro de la Academia Colombiana de la Lengua, Miembro Delegado de la Real Academia Española, quien le hizo aportes a la gramática y al vocabulario del idioma. Carlos Rasch Isla. Intelectual, poeta, historiador, pedagogo, todo un radiante maestro de la palabra, del verbo, de la cultura en general. Editó varios libros y revistas que fueron en verdad reveladores. Entre ellos, el libro editado en la ciudad de Barcelona, España: «Directorio Comercial», constituye uno de los más respetables aciertos de su labor proselitista.

Mausoleo de la SCADTA

Mausoleo de la Sociedad Colombo-alemana de Transporte Aéreo (SCADTA) futura empresa AVIANCA. En este panteón reposan los restos de Ernesto Cortissoz, Ernesto Von Kron, Karl Meyer, Guillermo Fischer, A. Von Rosenov y Frist Troost, víctimas de la primera tragedia aérea de Colombia sucedida el 8 de junio de 1924 del avión «Tolima A 16».


Panteón de la familia Mancini

Generoso Mancini de Silvi, Prestigioso empresario italiano, fundador entre otras empresas la de pastas «La Insuperable», descansa en uno de los monumentos más bellos de nuestro cementerio, construido con mármol traído de Italia.

Mausoleo de la familia Santodomingo

Mario Santodomingo Santodomingo, hombre de empresas, ciudadano íntegro, iniciador de la industria cervecera e impulsor de la aviación, ayudó a la creación del SENA y la Universidad del Norte. Ezequiel A. Rosado, fundador de la Sociedad de Mejoras Públicas. Eduardo Carbonell Insignares, dos veces gobernador del Departamento del Atlántico, concejal de Barranquilla, Diputado del Departamento del Atlántico y embajador de Colombia ante la O.N.U. Margoth Manotas de Carbonell, distinguida dama, emprendedora de obras sociales, esposa de Eduardo Carbonell Insignares, Señorita Atlántico en 1932. Julio Montes, gran empresario de la ciudad, donó el terreno donde se construyó el Estadio Moderno «Julio Torres», considerado la Cuna del Fútbol Colombiano donde surgieron grandes figuras de este deporte como Roberto Meléndez, Romelio Martínez, Rigoberto «Me Muerde» García, entre otros. Carmen Freund Strunz, dinámica y emprendedora mujer dedicada, desde tempana edad, a realizar obras sociales en la ciudad, vinculada entre otras organizaciones solidarias a la Sociedad de Mejoras Públicas, la Liga Antituberculosa, etc. Donó su residencia a la Fundación «Museo romántico».



Mausoleo de la familia Obregón

Alejandro Obregón, oriundo de Barcelona, España; célebre pintor y máximo representante del expresionismo figurativo de Colombia. Alberto Mebarak Spath, cartagenero, de ascendencia libanesa, destacado comerciante, abuelo de la famosa cantante barranquillera Shakira.


Panteón de las familias Sosa y Biava

Luís F. Sosa, eminente músico boyacense, creó la primera orquesta de jazz de Barranquilla, director de la banda de policía del Atlántico e instituyó la primera sociedad de compositores y músicos del departamento del Atlántico. Pedro Biava, organizó la Orquesta Filarmónica, el Conservatorio y la Opera de Barranquilla. Luís Carlos Meyer, Conocido como "El Rey del Porro". Gran compositor e intérprete del porro, autor de los inolvidables temas «La Historia» y «El Gallo Tuerto», y muchos otros. Murió en Nueva York el 13 de noviembre de 1998. Ricardo Cardona Cáceres, campeón mundial supergallo de boxeo de la A. M. B.

Hoy, nuestro cementerio, que nos enorgullecemos en presentar como patrimonio arquitectónico e histórico de Barranquilla, es un lugar obligado a examinar por los investigadores y los turistas que visitan nuestra ciudad.

Hay otras obras de gran valor, donadas por la Sociedad Hermanos de la Caridad y que son testimonio de su trayectoria filantrópica:

Hospital General de Barranquilla y su futura plaza

El Hospital de la caridad de Barranquilla, primer hospital construido en nuestra ciudad, inaugurado el 20 de febrero de 1876, hoy Hospital General de Barranquilla.

Es importante señalar que el 25 de enero de 1876 llegan a Barranquilla, provenientes de Francia, las primeras hermanas religiosas de la Caridad Dominicas de la Presentación, precedidas por la madre Marie Saint Victor como superiora del hospital de Barranquilla, quien lo administró durante esa época. Fue la primera Comunidad religiosa que se creó en esta ciudad y que posteriormente fundaría el Colegio de la Presentación.

También es interesante indicar que al reestructurarse la empresa de acueducto en 1905, ésta recibió aportes de nuevos socios, entre ellos, el Hospital de la Caridad de Barranquilla. El acueducto se manejó hasta el año 1922 como una empresa particular en la cual tenían acciones el municipio de Barranquilla y el Hospital de la Caridad; era su administrador durante ese período el general Pedro Escolar.

Iglesia Nuestra Señora del Rosario

Otra de las joyas históricas que tenemos en Barranquilla creada por la Sociedad Hermanos de la Caridad es el templo de Nuestra Señora del Rosario, cuya historia se remonta al año 1867. Siendo el objetivo de esta centenaria sociedad allegar fondos para construir un cementerio, un hospital y en el extremo norte de la población, un templo católico.

Barranquilla, desde sus comienzos, siempre ha sido muy católica, y se dice que desde muy antiguo ya existía una agrupación de fieles, quienes en el mes de octubre celebraban solemnemente la fiesta de Nuestra Señora del Rosario. Era Eufrasio Sánchez, quien en compañía de los miembros de la hermandad y otros fieles devotos, llevaban en procesión la imagen de la Virgen del Rosario hasta la residencia de Doña Hilaria Blanco, en cuya casa se hacían las ceremonias del culto y se veneraba dicha imagen.

La señora Blanco vio que, si bien era cierto el honor que para ella representaba que su casa fuera como una especie de capilla, no era menos cierto que ya ésta resultaba pequeña para albergar, en cada ceremonia, a los numerosos devotos de la Virgen, por lo que generosamente regaló un terreno de su propiedad para que en él se levantara una capilla dedicada a la Santísima Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario. Así, el 9 de enero de 1882, la sociedad Hermanos de la Caridad, presidida por José De la Rosa, nombró una junta compuesta por quince miembros, todos dispuestos a recolectar los fondos necesarios para construir el templo a Nuestra Señora del Rosario.

Es de anotar que la fachada, el altar y la cripta fueron reconstruidos por el ingeniero y constructor Juan Carlos Macchi Felizzola.

Ciento cincuenta años después la Sociedad Hermanos de la Caridad, presidida por el economista, Dr. MARIO MORALES CHARRIS –Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Neogranadino, fundado en 1833– se ha consolidado, llevando a la vigorosa práctica las solidarias palabras de su fundador:

“...La caridad no consiste en ser pródigos, más allá en ser útil.”

En los últimos veinte años esta providencial expresión, nunca antes se ha hecho mucho más palpable a los ojos de la comunidad. En el campo de la salud, la Sociedad Hermanos de la Caridad ha sido benefactora de la niñez desprotegida, especialmente de los que nacen con problemas de hidrocefalia.

En el campo de la educación la centenaria corporación ha demostrado una inconmensurable sensibilidad. Otorga auxilios educativos a los bachilleres y universitarios de escasos recursos económicos y con calificados méritos académicos. En el año 1998 se recibe de la “Fundación Fraternidad del Norte” la Biblioteca Pública “Julio Hoenigsberg” y que hoy continúa prestando sus servicios en forma gratuita a la comunidad estudiantil, profesional y de los inquietos bibliófilos; dotada con más de ocho mil volúmenes, tres excelentes salas: la primera para la lectura de los textos consultados, la segunda para el servicio de sistema informático e Internet, impresión y fotocopiado de trabajos y la tercera, para lectura Masónica. Igualmente la Biblioteca cuenta con el Salón cultural “Eusebio De la Hoz” con capacidad para doscientas personas.

En el año 2000 la Sociedad apoya a la “Asociación Damas de la Caridad” para la fundación del Liceo del Norte de Colombia en el suroccidente de la ciudad, institución de carácter privado para los niños de estratos bajos con el fin de impartir educación a nivel de Prejardín, Jardín y Transición.

La Sociedad Hermanos de la Caridad edita tres revistas trimestralmente: El Misionero, que es el órgano de comunicación de los intereses de esta centenaria corporación cuya primera edición data del 15 de octubre de 1870; con proyección orbital a todos los hombres libres y de buenas costumbres que habitan la faz de la tierra, la Plancha Masónica, que es una publicación de carácter Masónico de la Muy Respetable Gran Logia del Norte de Colombia, cuya misión primordial consiste en informar, ilustrar y servir a los altos fines de la Masonería Universal y la revista Escocismo 1833, órgano de información del Supremo Consejo Neogranadino, de carácter masónico que sirve como medio de expresión de todos los Masones Escocistas leales a este Supremo Consejo del Rito escocés Antiguo y Aceptado y a la pureza del rito.

Como quiera que dentro del objetivo social de la Sociedad Hermanos de la Caridad se encuentra el de apoyar e impulsar las actividades culturales; por ello patrocina dos eventos anuales como son: La semana cultural de la Biblioteca Julio Hoenigsberg “Bibliotecarte” en el mes de abril y en el mes de noviembre “El Gran Recital Arte In Memoriam Día de los Difuntos” para conmemorar y exaltar la memoria de los difuntos en su día. En ellos se da participación a los artistas de la región en el campo de la poesía, la pintura, el teatro, la danza, etc. También se publican y distribuyen gratuitamente revistas y libros de interés para la comunidad.

La memoria de los muertos ha sido en todos los tiempos objeto de la mayor veneración para el hombre, que la ha honrado siempre con un culto especial.

En las culturas antiguas como la china y egipcia el culto a los muertos es un símbolo de unidad familiar. Les rendían culto construyendo templos y pirámides.

Ahora bien, son 150 años de experiencia, lo que significa un largo proceso para adquirir con sentido social, un compromiso de calidad en los diferentes servicios que ofrece la Sociedad. En el año 2005 se construye un moderno horno crematorio en el Cementerio Universal para hacer posible la cremación a los estratos medio y bajo de la ciudad. Fue el segundo horno que se dio al servicio en Barranquilla.

Funeraria Universal
En el año 2008 la Sociedad inaugura la Funeraria Universal, con el fin de prestar los servicios exequiales a la comunidad barranquillera a precios razonables accesibles para cualquier persona no importando su estrato social, su nivel económico, credo religioso o color político. La Funeraria Universal está ubicada al lado del Cementerio Universal, las instalaciones de esta se construyeron con un concepto moderno, laico con amplias zonas verdes, cuenta con seis salas de velación, una capilla ecuménica, cafetería, oficinas, baños, laboratorios y amplias zonas de parqueo, son unos 800 metros cuadrados de construcción para mayor comodidad.

Pero a pesar de esa tradición, no desconocemos que hoy en día existe en las grandes empresas una gran preocupación por la calidad de los productos y/o servicios que ofrecen a sus clientes. Entendemos que las personas son cada vez más exigentes y más selectivas para gastar o invertir su dinero. Por tal motivo, nuestra asociación, a través de la Funeraria Universal, ofrece un nuevo servicio, como son los planes de previsión exequial. La previsión exequial es un acto de amor y responsabilidad para con sus seres queridos, previsión es estar preparado para cuando llegue ese momento tan natural como es la muerte. Vida y muerte están unidos, son parte de un mismo ciclo, son los extremos opuestos de un hilo conductor.

En la vida se presentan situaciones difíciles e inevitables, la pérdida de un ser querido es una de ellas. Sabemos que no se puede evitar, pero podemos hacer que ese momento se asuma con dignidad y con respeto. Nosotros debemos tomar conciencia de la cultura de la previsión para todos nuestros actos. Es común que tomemos un plan de medicina prepagada, a pesar de tener una EPS que cubra esa necesidad de prevenir y curar las enfermedades, tomamos una póliza para los daños materiales a nuestra casa, carro o bienes importantes, tomamos hasta un seguro de desempleo, pero muchos no nos preocupamos por dejar resuelto el tema de nuestra partida al oriente eterno.

En la Funeraria y Cementerio Universal estamos trabajando permanentemente para lograr los más altos estándares de calidad en nuestros servicios porque la tranquilidad del ciudadano barranquillero, del departamento del Atlántico, de la Costa Caribe y de Colombia, es nuestro compromiso.

Para finalizar, y con plena seguridad podemos afirmar que la Junta Directiva actual de la Sociedad está conformada por personas con visión y compromiso social. Con esa base fundamental hay prenda de garantía para la continuidad de la SOCIEDAD HERMANOS DE LA CARIDAD para que ésta benemérita y centenaria institución amplíe su campo de servicios a la educación, la salud, la cultura y el deporte, sin descuidar la búsqueda de la excelencia y el crecimiento de la empresa. De hecho, estamos trabajando para abrir salas de velación en las distintas poblaciones del Departamento del Atlántico con la finalidad de prestarles un mejor servicio que tanto se merecen las familias de estas localidades, para cuando llegue ese momento de dolor por el fallecimiento de un ser querido se le haga un sepelio digno a su última morada.
____________________
(1) Marthe Zapata, Leonello. HISTORIA DE LA SOCIEDAD HERMANOS DE LA CARIDAD. Editorial Multiletras Ltda. Primera edición. Julio de 1996. Colombia. Pp. 41 – 43.

(2) Lobo Romero, José Isaías. HITOS HISTÓRICOS DE LOS MUNICIPIOS DE SANTO TOMÁS Y PALMAR DE VARELA. Editorial Marriaga Mora, Ausberto José. Febrero 16 de 2010.

No hay comentarios: