sábado, 5 de enero de 2008

La Iniciación de Tati

--

Por: Segundo Santiago Consuegra 31º
Resp.·. y Ben.·. Log.·. Barranquilla No. 1-8-1
Gr.·. Sec.·. del Pod.·. Ejec.·. de la muy Resp.·.
Gran Logia del Norte de Colombia
Pres.·. Gr.·. Trib.·. Sob.·. Lázaro Bravo Maury, Cám.·. 31º


La presente Plancha la presentó el Gran Insp.·. Inq.·. comend.·. Segundo Santiago Consuegra el 17 de septiembre de 2005 (e.·. v.·.) en la Tenida de Iniciación de su hija, TATIANA INES SANTIAGO GARCIA, en la Resp.·. Logia «SOL DE COLOMBIA No. 1820» de El Derecho Humano de la ciudad de Bogotá, Colombia.

Ven.·. Maestra, QQ.·. HH.·. y HHnas.·. de la Resp.·. Logia «Sol de Colombia No. 1820» de El Derecho Humano.

QQ.·. HHnas.·. Recipiendarias: Tatiana Inés y Martha.

Hoy es un día de gracia y muy especial para mi por encontrarme entre vosotros asistiendo a la Iniciación en nuestros augustos misterios de dos Hermanas que vienen a reforzar nuestras Columnas y más cuando una de ellas es mi hija Tatiana Inés. El Gran Arquitecto del Universo no me dio hijos varones, pero me dio una Querida y venerada hija que hoy ingresa a esta escuela de sabiduría, en este respetable Templo de la Virtud, en donde se les enseñarán las virtudes que deben adornar al humano, como son: Sabiduría, Prudencia, Fuerza, Templanza, Honor, Caridad, Justicia y Verdad.

Quién no ha bebido en la fuente de la verdad, no conoce la sabiduría, ni la Justicia, ni la Caridad, por ello es natural que hable sandeces de la Masonería, pero os digo QQ.·. HHnas.·. Recipiendarias que habéis ingresado a una Sociedad conformada por Hombres y Mujeres que han pulido su espíritu para servir a la humanidad, que son Virtuosos Éticos, Caritativos, Honorables, y Justos, que siempre buscarán el perfeccionamiento humano mediante el rechazo a los vicios a la Ignorancia y a la Hipocresía, en el permanente cultivo de los más altos valores que engrandecen a la persona y a la sociedad.

En tiempos remotos, en Egipto, Grecia, Menphis, existían doncellas que eran las Sacerdotisas de los templos y eran iniciadas en el culto y en los misterios y enseñaban a los hombres los secretos del culto para que éstos después los transmitieran a sus discípulos, por eso no es raro, hoy día, ver a damas ilustres y bellas, como son nuestras Queridas Hermanas en la Orden, que son poseedoras de sabiduría y de las otras altas virtudes que antes he mencionado, dispuestas a irrigar por el mundo entre sus Hermanos y profanos esos conocimientos adquiridos en esta escuela de formación filosófica y dentro de este Templo de la Virtud.

Quiero aprovechar esta inigualable oportunidad para exponeros, sin profundizar, algunos puntos de vista sobre la Moral profana, la Ética Masónica, la Tolerancia y el rechazo a la Hipocresía y a la Ignorancia, que constituyen temas de obligada investigación por todo Masón.

Cuando ingresamos a la Orden de neófito iniciado, traemos con nosotros una formación moral profana, moralidad religiosa, aprendida en el hogar, en la escuela y en la iglesia, que constituye una especie de regulación del comportamiento social, fundada en los resultados de nuestros actos de conducta que acarrearán consecuencias al autor, mediante el ofrecimiento de premios por las buenas obras y castigos por las malas. Esa moral constriñe la libertad del hombre con fábulas de paraísos hipotéticos en el mundo del más allá, puesto que en este mundo de los vivos las conductas torcidas tienen consecuencias indeseables. Esa la moral y conducta impuesta desde fuera por la fuerza del miedo o de esperanzas o creencias míticas expresadas en dogmas, también impuestos a los pueblos, que se constituyen en reglas para medir el bien y el mal, está construida sobre bases deleznables, que al progresar la ciencia y desarrollarse el conocimiento, pierden terreno y sus mismas bases.

El Masón tiene que construir su propia Ética basándose en el estudio y la investigación, ya que la ética nace del conocimiento, de la convicción íntima y de la determinación autónoma, ajena y alejada de premios o castigos, no depende por ende de compensación alguna.

El Masón aprende a construir su propia Ética y a obrar o actuar conforme a ella de manera auténtica. En ese proceso se torna por fuerza en un ser diferente y si acierta en la teorización de los principios y en la impecabilidad y eficiencia de la práctica, el resultado será su propia formación en un líder, en un genuino conductor, porque ha alcanzado el autodominio y el ejercicio de una cada vez más plena y pura libertad que es lo que constituye la meta previsible de su propio destino.

Esa Moral del Masón o su propia Ética, es invulnerable cuando está fundada en la verdad, no en la mentira, en la realidad, no en la ficción o en el mito. No está sometida a compulsión exterior sino que nace de la autonomía del ser, por ello es firme y genera seguridad. Por ello seremos capaces de transmitir en forma pertinaz y perseverante esa Ética Masónica a nuestro entorno familiar y a la comunidad sobre la cual tengamos alguna ascendencia. El Masón que construye su propia Ética está preparado para colocarse frente al bien y al mal, armado de su mero instinto y sin perturbaciones, pudiendo discernir que el sufrimiento inútil infringido a los demás es perverso y que el olvido de sí mismo y de su progreso hacia la trascendencia es malo, igualmente porque despilfarra la oportunidad única de transformarse en hombre libre, así como evolucionó para salir de la animalidad y alcanzar la liberación volitiva y la racionalidad consciente.

La Tolerancia, nunca la podemos confundir con el admitir desmanes en el comportamiento ético y conducta torcida de los HH.·. MM.·., y profanos con los que nos relacionamos, porque ello conduce a un desquiciamiento de conductas y comportamientos que resultan contrarios a las buenas costumbres. Miremos la tolerancia como el tener el pensamiento abierto ante las perspectivas infinitas e inagotables del conocimiento. El objeto está en lograr que las agrupaciones de hombres y mujeres libres y de buenas costumbres de distinto pensamiento, nos reunamos para practicar la tolerancia en el ejercicio de la libertad de ese pensamiento y aceptemos que ninguna definición teórica es definitiva y que sólo un comportamiento conforme a una Ética genuina fundada en la verdad y autonomía de la voluntad individual, puede impulsar el ser hacia su propia realización.

La Hipocresía, lo fingido de cualidades, sentimientos o virtudes que no se poseen, lo engañoso, lo falso, lo farisaico, sepulcros blanqueados, por fuera limpios y por dentro guardan la descomposición.

Más que a los hipócritas que nos rodean, el Masón, debe desenmascarar y combatir al hipócrita que lleva dentro de sí mismo.

La hipocresía de los demás sólo nos afecta circunstancialmente, mientras que la propia nos mantiene sumidos en la inautenticidad, sin permitirnos ser nosotros mismos y nos mantiene engañados en la creencia de lo que no somos, pero creemos ser sin serlo, y eso nos impide despertar para intentar mejorarnos mediante el esfuerzo y la práctica de nuestro Arte Real.

Nuestra propia ignorancia es la peor de las limitaciones, por que ella se ensaña justamente en lo que de humanos tenemos, es decir lo que nos humaniza, que es la libertad y el conocimiento. La ignorancia limita el horizonte de las alternativas de nuestra escogencia y por ello cuanto menos ignorantes seamos, más libres e instruidos seremos. La hipocresía e ignorancia de los otros afecta la libertad de ellos, pero en nosotros nos amputa y constriñe. El sabio iluminado por la Verdadera Luz, emerge como un ser diferente, simplemente porque entonces luce completo frente a los seres incompletos que poblan nuestro mundo ordinario.

Estáis, QQ.·. HHnas.·. Recipiendarias, entre personas serias, honradas y virtuosas, como ya os dije antes, cuya principal preocupación será, de hoy en adelante, procurar y vigilar vuestro aprendizaje, procurar transmitirles los conocimientos necesarios y darles las herramientas para que puláis la piedra bruta y venzáis la ignorancia.

Quiero, por último, QQ HH.·. Y Hnas.·. contarles una anécdota que tiene que ver mucho con Tati.

Corría el año de 1982, cuando enamorado fui casado con Teresa de cuya unión nació Tati, pero lo interesante es que la Ceremonia Matrimonial Civil se celebró en la zona Social del Templo de la Muy Resp.·. Gran Logia Nacional de Colombia con sede en Barranquilla y a continuación se produjo la muy bella Ceremonia de Reconocimiento Masónico de ese matrimonio. El primer cumpleaños de Tati fue celebrado en ese mismo sitio. De pronto de ahí viene o de ahí nació la aspiración de Tati de algún día iniciarse como Masona y hoy se ha cumplido esa aspiración por lo que con el mayor de los orgullos de Padre felicito a quién a partir de hoy también es mi Hermana en la Orden, Tatiana Inés Santiago García.

Ven.·. Maestra, QQ.·. HH.·. y HHnas.·. de la Resp.·. Logia Sol de Colombia No. 1820 de El Derecho Humano, os entrego mi más preciosa joya, una esmeralda en bruto, para que la puláis en el Arte Real de nuestra Augusta Orden.

Mil Gracias.
--