sábado, 2 de enero de 2010

Más allá del Símbolo Perdido

-

Por: Mario Morales Charris 33º
Past Ven.·. Maest.·. Resp.·. Log.·. Lealtad No. 7
Ex Gran Maestro de la Muy Resp.·. Gr.·. Log.·. del Norte de Colombia

Pres.·. Gran Tribunal Soberano «Lázaro Bravo Maury», Cám.·. 31°


Otro libro que salió al mercado en noviembre de 2009, que los Masones no podemos dejar de leer, es «Más allá del Símbolo Perdido» del prestigioso investigador francés, especializado en historia medieval, René Chandelle, editado por ROBINBOOK y profusamente ilustrado a color con 192 páginas.

René Chandelle se ha propuesto en este libro desbrozar cada uno de los símbolos, claves, palabras herméticas e imágenes que aparecen en la novela de Dan Brown y dotarlos de su verdadero significado para una mejor comprensión de todo cuanto sucede en El Símbolo Perdido.

Este libro separa los hechos reales de la ficción, resuelve imprecisiones, aclara misterios, arroja luz sobre las páginas más oscuras y desvela todos aquellos temas apuntados por uno de los escritores que se ha convertido en uno de los mayores fenómenos editoriales de las últimas décadas.

Como por ejemplo la Masonería, un culto ritual que se expresa por medio de símbolos herméticos y cuyo verdadero significado permanece oculto para los profanos; o como la criptología, una técnica para codificar o descodificar mensajes ocultos; o la noética, es decir, la posible influencia de la conciencia humana en los procesos y comportamientos del mundo físico y la naturaleza.

Asimismo el autor trata de resolver interrogantes como:

¿Qué símbolos y claves Masónicas pueden verse en la ciudad de Washington?
¿Cuál es el origen del obelisco en el Monumento a Washington?
¿Qué es la noética?
¿Qué significan los símbolos del reverso del dólar?
¿Qué misterio encierra el cuadro Apoteosis de Washington en la rotonda del Capitolio?

Sin embargo, René Chandelle, en su afán de descifrar determinados símbolos Masónicos y de explicar ciertas teorías filosóficas de la Orden, dice cosas que los Masones no las interpretamos como él las plantea. Por ejemplo, tiene la osadía de señalar en la página 29 de la obra que “(…) El relato esotérico de Hiram Abiff adorna profusamente la fuente original transformándolo en arquitecto y único autor del Templo de Salomón, quizás en base a una interpretación errónea o sesgada del texto bíblico (…)”. Como podemos ver, el error o sesgo es del investigador René Chandelle al darle tal interpretación y no de los Masones. Nosotros dentro de nuestra doctrina nunca hemos supuesto, o pensado ni considerado que Hiram Abí o Abiff haya sido el “arquitecto y único autor del Templo de Salomón”. Este personaje bíblico para nosotros tiene muchas otras enseñanzas. Bueno, en todo caso le recomendamos leer el libro antes de El Símbolo Perdido, que es una especie de manual, donde hay mucho que aprender y también que criticar, para comprender mejor la novela de Dan Brown.
-